La campaña de sandía y melón se retrasa en Almería hasta las primeras semanas de mayo

La superficie de sandía, según las primeras estimaciones realizadas por el sector, se ha incrementado ligeramente respecto a la pasada campaña

melón

Aunque ya hay algún producto de forma testimonial, la entrada en serio de la campaña de sandía y melón se retrasa hasta las primeras semanas de mayo, según señala el Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía.

Los elevados precios registrados por los cultivos de otoño en los meses de enero y febrero, período en el que tradicionalmente se realizan la mayor parte de los trasplantes de melón y sandía, han dado lugar a una prolongación de los ciclos de otoño y a realizar los trasplantes de primavera más tardíos, concentrándose a finales de febrero y durante el mes de marzo.

La superficie de sandía, según las primeras estimaciones realizadas por el sector, se ha incrementado ligeramente respecto a la pasada campaña.

El desarrollo de nuevas variedades adaptadas a las condiciones de cultivo de Almería y a la demanda de sabor y tamaño del consumidor han relanzado el consumo de sandía y la han convertido en uno de los productos estrella del verano.

La superficie de melón para la campaña de primavera se estima que se reduzca ligeramente respecto a la pasada campaña.

Los agentes del sector apuntan hacia una reducción de la superficie de Galia y Amarillo.

El melón amarillo ha presentado en las últimas campañas numerosos problemas de calidad con una baja demanda, mientras que las variedades de Galia comercializadas no se adaptan a la demanda del consumidor.

El hecho de que las variedades de melón Galia cultivadas en Almería no consigan en líneas generales las cualidades organolépticas demandadas por el consumidor, y que los supermercados concentren sus pedidos básicamente en dos tipos de calibres que la producción no termina de conseguir, lo convierte en un tipo de melón en claro retroceso en la provincia en los últimos años.

El melón Piel de sapo es de los pocos tipos de melón que ha resultado rentable en los últimos años para el productor. Tiene una larga vida comercial, buenas cualidades organolépticas si se corta en el momento adecuado de maduración y es cada vez más aceptado por el mercado europeo. Los calibres mayores de esta variedad se destinan al mercado nacional y Portugal, mientras que los calibres pequeños son adquiridos por las centrales de compra de la gran distribución europea.

Fuente: Hortoinfo

Deja un comentario