La escasez de colmenas amenaza la producción de melón y de sandía

Los apicultores ven mermada su capacidad de atender la demanda a causa de la sequía

Ni la salinidad del agua ni la competencia ni el nivel de precios, la amenaza más importante a la que se enfrentan esta primavera los agricultores es la escasez de colmenas de abejas, una especie imprescindible para la polinización de los cultivos de melón y sandía.

Esa escasez ha convertido a las colmenas casi en un artículo de lujo, y de hecho ya se han producido varios robos en diferentes zonas de la provincia. El destino de ese material robado es o la venta o el alquiler de las colmenas a los productores.

José Anton José Antonio Carreño, presidente de la Asociación de Apicultores Albaida, afirma que la sequía que está afectando a la provincia desde el año 2012 es la principal causante de que las abejas no se puedan reproducir con normalidad al faltarles el alimento que extraen de las flores.
El problema se agudizará a finales de este mes de marzo y durante el de abril, época de máxima demanda de colmenas para los cultivos de melón y de sandía. La realidad es que “no hay colmenas para todos” y ello puede obligar a muchos productores a levantar sus plantaciones ante la imposibilidad de polinizar adecuadamente.

Buscar fuera En campañas anteriores el problema ha sido resuelto por parte de los apicultores buscando colmenas en otras provincias españolas, pero este año la escasez de colmenas y de abejas se ha generalizado “y ya no encontramos fuera lo que necesitaríamos para cubrir la demanda existente”.

El resultado es que los agricultores “están en muchos casos desesperados buscando colmenas, vienen a suplicar que se las alquilemos, pero la cuestión es que desde hace siete meses, por esa sequía que estamos sufriendo prácticamente en todo el sureste peninsular, las abejas no se están reproduciendo a un ritmo normal. En el caso de Almería ese problema dura ya siete meses y eso ha hecho caer en picado la disponibilidad de colmenas”.

Menos cultivos Es, por otra parte, una de las razones por las que en la actual campaña se registra un descenso cifrado por los apicultores entre un 25 y un 30 por ciento de las superficies dedicadas al cultivo de melón y sandía y, en general, de las cucurbitáceas.

La práctica habitual al llegar la primavera es recurrir al alquiler de colmenas (menos a la compra) para realizar la polinización de las plantaciones de melón y sandía, pero la escasez de las mismas está produciendo problemas en la presente campaña.

Los apicultores advierten que la compra es menos eficaz puesto que las reinas apenas ponen huevos cuando están en los invernaderos, mientras que en el exterior llegan a poner 2.500 diarios.

La alarma se ha extendido entre los agricultores y Coag pedía hace unos días una vigilancia especial de los grupos rurales de la Guardia Civil para evitar el robo y deterioro de las escasas colmenas que este año el sector puede poner a su disposición.

Deja un comentario