La falta de agua llevará a una gran deslocalización de mano de obra y maquinaria

Ya no se trata de regantes que arriendan tierras en Albacete para cultivar hortalizas de invierno ante la falta de agua en la Región. El 30% del volumen que actualmente exportan empresas y cooperativas agrarias murcianas procede de Andalucía, Comunidad Valenciana, Extremadura e, incluso, Navarra, afirmó ayer el presidente de Coag, Miguel Padilla.

brócoli

Ya no se trata de regantes que arriendan tierras en Albacete para cultivar hortalizas de invierno ante la falta de agua en la Región. El 30% del volumen que actualmente exportan empresas y cooperativas agrarias murcianas procede de Andalucía, Comunidad Valenciana, Extremadura e, incluso, Navarra, afirmó ayer el presidente de Coag, Miguel Padilla.

Los exportadores no pueden descuidar ni un ápice sus compromisos de entrega con las cadenas distribuidoras de Reino Unido, Francia y Centroeuropa. De ahí que adquieran producciones foráneas para sus almacenes de manipulado y envasado, algo que ya realizan desde hace tiempo grandes compañías como G’s, Agromediterranea y Florette.

“Lo malo es que una situación aparentemente coyuntural puede convertirse a medio plazo en una gran deslocalización de mano de obra y maquinaria en perjuicio del campo murciano”, advirtió ayer Padilla durante una rueda de prensa sobre el balance agrícola de 2017.

Coag considera que la situación actual del sector hortícola no tolera más expectativas sobre futuros trasvases. “Es momento de ser pragmáticos. Murcia puede tener la oportunidad de ser autónoma en recursos hídricos durante los próximos años si apuesta por la desalación. Eso no implica que renunciemos a transferencias de caudales desde el Ebro o el Tajo Medio, pero necesitamos agua cuanto antes, no promesas”, remarcó el presidente del sindicato agrario.

En este sentido, Miguel Padilla ve necesaria la construcción de dos o tres desaladoras públicas de gran capacidad -“para generar entre 150 y 200 hectómetros anuales cada una”- abastecidas por energía fotovoltaica.

Subrayó que dichas instalaciones deberían ser de gestión pública, “porque los precios de las frutas y hortalizas no suelen dar margen para pagar caudales caros proporcionados por plantas privadas”.

Fuente: laverdad.es

Deja un comentario