La innovación atrae a los consumidores españoles

Según datos del informe ‘Innovación Global’ de la consultora Nielsen, cuatro de cada diez consumidores incluyeron un producto nuevo en su cesta la última vez que acudieron a comprar, una cifra parecida a la media europea (44%).

En cuanto a los motivos de compra de las novedades en el caso español, los principales son la valoración de personas de su entorno, su finalidad de uso y el precio.

En concreto, un 25% afirma adquirir un artículo nuevo porque alguien se lo recomendó; un 24% de encuestados valora que el producto cubra algún tipo de necesidad específica; mientras que un 23% considera que vale la pena comprar ese artículo porque es más asequible que los que habitualmente adquiere. El sentimiento de satisfacción personal también desempeña un papel importante a la hora de comprar algo nuevo (21%), al igual que la vinculación emocional con la marca (20%).

En cuanto a las carencias, la mitad de los encuestados echa en falta productos a precios asequibles; demanda otros más prácticos (34%) y que se elaboren a partir de ingredientes naturales (30%). Asimismo, casi tres de cada diez querrían encontrar productos premium.Respecto a los canales para informarse sobre nuevos productos, seis de cada diez consumidores se informaron a través de la familia y las amistades, mientras que la mitad conoce las novedades al recibir muestras de los productos. Asimismo, un 49% se informó por internet, algo más que aquellos que lo hicieron por los spots televisivos (46%).

Además, los españoles se muestran receptivos a las innovaciones. Más de un 60% valora que la industria ofrezca nuevos productos aunque también fija ciertas condiciones: más de la mitad prefiere comprar novedades de marcas habituales, mientras que otro tanto se espera a que esa innovación se asiente en el mercado antes de probarla. Una vez que la prueban, a un 44% de los consumidores le gusta compartir la experiencia con sus allegados.

Según la directora de Innovación de Nielsen Iberia, Ana Barrio, “la innovación es lo único que puede traer más ingresos a las compañías en gran consumo. La prueba está en que una cuarta parte de los consumidores en España está dispuesta a pagar más por un producto innovador. Sin embargo, muchos de los productos fracasan en su primer año de vida”.

“Para lograr el éxito es fundamental responder a una necesidad o a un deseo y establecer un vínculo emocional con el consumidor y ofrecerle algo que les aporte felicidad, un valor distinto a lo más básico”, ha añadido Barrio.

Fuente: http://www.revistainforetail.com/

Deja un comentario