La mayor consistencia en tomate para mercados lejanos

Guillén es la novedad en tomate pera de calibre gordo de la casa de semillas almeriense Filosem.

Autor: Isabel Fernández

tomate

Cuando de exportación se trata, la consistencia y firmeza de un fruto son fundamentales y, si hablamos de tomate, ambas cualidades adquieren una importancia aún mayor si cabe. Precisamente por ello, la casa de semillas almeriense Filosem las ha cuidado especialmente a la hora de desarrollar su nueva variedad de tomate pera Guillén, que acaba de llegar al mercado.

“La falta de consistencia en rojo es una de las principales deficiencias de muchas de las variedades de pera que hay comerciales actualmente”, afirma José Luis López, director comercial de Filosem, quien añade que, en el caso de Guillén, “es el tomate más consistente una vez recolectado”, tal y como demuestran los test realizados por la casa de semillas y, además, los llevados a cabo por las comercializadoras que ya trabajan con esta variedad.

Guillén es un tipo pera con el vigor necesario para un ciclo largo, sin embargo, gracias a su entrenudo corto, que garantiza al agricultor un elevado número de piezas, se adapta también a ciclos cortos de cultivo, tanto de otoño, con trasplantes de agosto a septiembre, como de primavera, con trasplantes de enero a marzo.

“Es una variedad muy productiva, con ramos de ocho piezas mínimo, de gran calibre, firmeza, muy llenos y homogéneos”, detalla Manuel López, gerente de Filosem. Sus frutos tienen, asimismo, un color rojo intenso y un buen brillo, de modo que ofrecen la calidad que demandan los mercados.

Guillén, que afronta en esta campaña su primer año comercial, tiene una gran capacidad de cuaje con altas temperaturas y, además, aguanta muy bien el frío; tanto que,  de hecho, no tiene problemas de microcracking.

Quienes lo han probado están muy contentos, de ahí que el gerente de Filosem afirme que “esperamos crecer la próxima campaña”.

Deja un comentario