La naranja egipcia amenaza la recuperación de los cítricos españoles

Tras el impacto para la producción valenciana de la importación desde Sudáfrica, son ahora los cargamentos del país del Nilo los que pueden perpetuar los problemas.

naranjas

Los problemas crecen para el campo valenciano. El inicio de la campaña se vio afectado por la entrada en el mercado europeo de cítricos de Sudáfrica que, a causa del acuerdo comercial que entró en vigor en 2017, obligó a competir a los exportadores valencianos con los del país africano durante meses cruciales. Sin embargo, el final del periodo de producción en el hemisferio sur no significa el final de la situación: ahora llega el turno de la importación desde Egipto.

Así como el abastecimiento de cítricos de otras latitudes sirve para cubrir la demanda de producto cuando en España no se produce (ese es el caso del verano), la entrada en Europa de cargamentos durante la temporada europea genera una competencia a la producción local desde economías con menores costes de producción.

La inquietud sobre el impacto en esta segunda fase de la campaña es manifestada por distintos productores y los datos recogidos por la oficina estadística de la Unión Europea, Eurostat, lo justifican. En 2017 la importación de naranjas fue de 1,1 millones de toneladas, frente a los 2,7 millones de producción europea, un 61% española.

Aunque la importación es en un 43% sudafricana, lo cierto es que sólo la que llega en el periodo en el que coincide con la valenciana es el que causa desajustes. Por contra, la egipcia se sitúa en 281.000 toneladas, un 27% del total llegado desde fuera del mercado común, pero coincidiendo con el periodo de comercialización de la producción española.

Desde la organización agraria La Unió confían en un aumento de los precios citrícolas en el campo para dentro de quince días, con variedades con menor volumen de producción y que tienen una salida más ordenadaen el mercado.

Sin embargo, para que este pronóstico se cumpla el comercio y las empresas valencianas tienen que valorar la fruta valenciana, un producto «mucho mejor que el egipcio y con el que se puede competir muy bien en el mercado», según destacó el secretario general de La Unió, Carles Peris, tras ser recibido en audiencia por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

En poco más de una semana acabará la primera parte de la campaña, de navelinas y clemenules, las dos variedades con mayor volumen de producción en la Comunitat Valenciana y, por el momento, el mercado continúa estancado en estas variedades con precios muy bajos e «imágenes decepcionantes de productores tirando el fruto al suelo», según manifestó tras la reunión en el Palau de la Generalitat.

Peris recordó que piden al ministerio una medida excepcional, a través de una compensación directa al productor que lo ha perdido todo, como se hizo en su día con el veto ruso, pero no se ha obtenido respuesta. Según Peris, a pesar de las expectativas de la segunda parte de la campaña (si el impacto egipcio se mantiene bajo control) no se van a poder compensar las pérdidas de la primera parte, que ha ido «francamente mal».

Desde La Unió han trasladado al presidente de la Generalitat la importancia de dotar de «un presupuesto digno» a la oficina en Bruselas para desarrollar de forma óptima los trabajos en defensa de todas las producciones valencianas, no solo los cítricos. También La Unió ha tratado sobre el carácter restrictivo de «muchas normativas europeas» para la ganadería y, respecto a las ayudas a la incorporación de jóvenes al campo, ha pedido agilidad y que el pago se haga «en tiempo y forma» y sin retrasos.

Peris se refirió también a la necesidad de disponer de una ley de la cadena agroalimentaria de ámbito estatal que funcione, y pidió a la Generalitat que presione al ministerio sobre este asunto.

Fuente: Las provincias

Deja un comentario