La uva aledo reinará en Nochevieja de nuevo pese a las variedades sin pepita

La uva de la variedad aledo, producida en la comarca del Vinalopó (Alicante), sigue siendo la preferida para Nochevieja y resiste la embestida de su competencia directa: la oferta sin pepita procedente de California, Chile o Sudáfrica, y la conservada en almíbar, también sin semillas y originaria de Murcia.

“Ya se puede comprar la uva aledo para Nochevieja: en la nevera de casa se conserva perfectamente entre diez y doce días y en muy buen estado, gracias a que es la variedad de calidad más tardía que se produce en España”.

Así lo ha explicado a Efeagro el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) de Uva Embolsada del Vinalopó, José Bernabéu, quien recomienda “no separar las uvas y mantenerlos en el racimo” hasta el mismo día de fin de año.

El presidente de la Federación Nacional de Detallistas de Frutas y Hortalizas, Cesáreo González, coincide en que la aledo sigue siendo “la uva clásica de Nochevieja”, aunque ahora convive en las fruterías con otras uvas con pepita, como la dominga o la ideal, y una oferta minoritaria sin pepita que es de importación.

Desde el sector mayorista, el gerente de los negocios en Madrid del grupo Guerrero Cantón, Antonio Guerrero, ha señalado que la aledo es la “más vendida para una fecha tan señalada como Nochevieja”, pero que las variedades sin pepita “crecen cada año” y ya suponen entre un cinco y un 10 % de sus ventas.

De la producción de uva aledo de Vinalopó -cuyos racimos son embolsados en la parra para conseguir una piel fina y un sabor dulce neutro-, unos dos millones de kilos se consumen en los hogares españoles cada año al ritmo de las últimas doce campanadas.

El gerente y fundador de la firma murciana Frutas Torero, Antonio Caballero, fue uno de los pioneros en traer a España desde Chile hace más de 25 años las primeras variedades de uva sin pepita a la Región de Murcia, cuya producción a día de hoy principalmente se exporta a otros mercados europeos.

Según ha detallado a Efeagro, la producción española de uva sin pepita se extiende desde junio a noviembre -pero no a diciembre-, ya que comienza en el campo murciano con la variedad superior -que se recoge entre finales de junio y mitad de agosto- y finaliza con la itum 5, que se cosecha hasta la tercera semana de noviembre.

El presidente del Consejo Regulador de la Uva de Vinalopó ha anunciado que en la Denominación llevan tiempo investigando para conseguir “uvas aledo sin pepita”, de la que esperan tener “un resultado válido desde el punto de vista comercial a medio plazo”, que ha calculado de “entre cinco y diez años”.

“Hay que conseguir los clones en el laboratorio y probar en campo abierto para ver si se consigue una buena productividad”, ha apuntado.

Cofrusa, también con sede en Murcia, fue pionera al lanzar las “Doce uvas de la suerte”, de las que ahora venden “varios millones de latas para un consumo de un día al año”, ha apuntado a Efeagro su director de Operaciones, Pedro Marín.

Marín ha afirmado que las uvas que utilizan proceden de variedades “seedless” (sin pepita) de la Región de Murcia y se pelan durante el proceso productivo” de la conserva, lo que “permite obtener un producto muy fácil de comer en el corto espacio de tiempo que duran las campanadas de Nochevieja”.

Esta conservera, que confirma que “existe un consumo residual de las ‘Uvas de la Suerte’ durante el año”, afronta esta campaña navideña con muy buenas perspectivas, ya que “la demanda en general para todos los productos de Cofrusa está reactivándose tanto a nivel nacional como internacional”.

La firma es la más importante en la fabricación de cocktail de frutas en almíbar y de latas de medios melocotones en almíbar, que junto a las uvas son los “productos más consumidos en Navidad”, según Marín.

Deja un comentario