Las importaciones de cítricos reducen el precio de la producción valenciana un 50%

La entrada de cítricos egipcios, unidos a los sudafricanos, en la segunda parte de la campaña en la Comunidad Valenciana reventó los precios locales.

La importación de cítricos extranjeros en la Comunidad Valenciana sigue siendo un caballo de batalla para el productor autóctono, más aun después de que en la campaña que ya finaliza «hayan entrado cítricos de Egipto sin previsión alguna».

De esta manera, Egipto se suma al clásico problema que ya representa la exportación citrícola de Sudáfrica a nuestro país, que también pone en alerta a los productores valencianos y castellonenses. «Se aprobó que hasta el 30 de noviembre podían exportarse cítricos de Sudáfrica hasta aquí», recordó Mampel, quien apuntó que «a nosotros no nos parece mal que entren cítricos extranjeros cuando aquí aun escasea la producción, pero el problema sigue siendo que se solape la venta de cítricos de nuestra región con productos originarios de Sudáfrica y otros países, que no sabemos si han pasado por los controles fitosanitarios pertinentes».

Ahora, se ha vuelto a producir una situación similar, pero con el cítrico del mercado egipcio. «Las variedades más afectadas en su precio por la entrada de productos de Egipto fueron los cítricos de variedad tardía, como la naranja, la Navelate o la Valencia Late, entre otros, que rebajaron muchísimo su coste», informó Mampel. En concreto, «el precio de estas variedades cayó un 50 por ciento, es decir, se hundió a la mitad».

Además, tal y como subrayó el responsable de La Unió en Castellón, «con Egipto no hay tratado de comercio, como sí hay con países como Sudáfrica».

A juicio de Mampel, «toda la exportación citrícola comporta riesgos, en cuanto a plagas y bacterias». «Por ejemplo, en Sudáfrica hay mucho problema de Mancha Negra del cítrico, mientras que en zonas de aquí y de Brasil y EEUU hay más afección por el greening». «Si todo eso no se controla, puede resultar nefasto para todos», criticó Mampel, en alusión a los miedos que despierta en el agricultor la continua entrada de cítricos foráneos en España.

En definitiva, Mampel lamentó que «la rentabilidad del cítrico más destacado en Castellón, la Clemenules, ha caído mucho. Hemos regalado la Clemenules al mundo». «Ahora, ya se produce en otros países y entra mucho cítrico de Marruecos, Egipto o Turquía, cosa que nos afecta a los productores de aquí», destacó Mampel.

En este sentido, el máximo responsable de la organización profesional agraria en Castellón aseveró que «hemos sabido que muchos agricultores de Castellón han destruido ya sus parcelas, en las que producían Clemenules».

A falta de datos oficiales de hectáreas destruidas, Mampel aseguró que «hay productores que han desistido en la producción de Clemenules y han destruido plantaciones, porque consideran que es un producto que ya no ofrece rentabilidad en su venta».

De esta manera, «esos mismos productores apuestan por producir cítricos que sí se perciben como más rentables, como son las variedades Orri, Nadorcott o Tango, entre otras. «El problema es que todo este tema aun está en fase de investigación, para saber cómo producir el fruto o a qué nichos de mercado principales se dirigen estas variedades más rentables», subrayó Mampel, quien además puntualizó que «además, el productor debe invertir si quiere producir estas variedades, ha de pagar royalties». Un royalty el pago que se efectúa al titular de derechos de autor, patentes, marcas o procedimientos a cambio del derecho a usarlos o explotarlos

Fuente: El Mundo

Deja un comentario