Las tres debilidades de la cadena de suministro

La fragmentación de la comunicación, los tiempos de respuesta prolongados y el acceso a la información mediante sistemas móviles y redes sociales, son a juicio de la empresa Trace One las tres debilidades de la cadena de suministro.

La empresa tecnológica Trace One, especializada en PLM (Product Lifecycle Management) para la MDD y en seguridad alimentaria, ha identificado las tres principales vulnerabilidades a las que se enfrenta la cadena de suministro alimentaria: fragmentación de la comunicación, tiempos de respuesta prolongados y acceso a la información mediante sistemas móviles y redes sociales.

En cuanto a la primera de ellas, la empresa señala que la vulnerabilidad más importante es la falta de transparencia o visibilidad del sistema completo y de la documentación asociada. “Los participantes en la cadena de suministro deben encontrar vías para colaborar y comunicarse de un modo más abierto y eficaz”, explica la firma.

Aquellos actores que no conocen a los fabricantes, los procesos e ingredientes de su cadena de suministro no pueden reaccionar con rapidez ante una crisis alimentaria ni tomar medidas para evitar estos riesgos. Además, no tienen acceso a la información sectorial y de precios, por lo que desaprovechan posibilidades de mejora y optimización de costes y procesos.

Si los gestores de la cadena de suministro no saben qué está pasando dentro y fuera de su organización, les resultará casi imposible reducir riesgos y solucionar los problemas potenciales. Los distribuidores que tienen toda la información sobre su cadena de suministro pueden reaccionar en cuestión de segundos.

“Pero en la práctica la mayoría tarda días, o incluso semanas en identificar un problema, alertar a sus socios y hacer públicos los datos pertinentes. Estos retrasos pueden agrandar el problema y menoscabar la confianza del cliente”, advierte Michael Bromme, EVP Global Customer Development de Trace One. Cuando surge un problema, el consumidor se dirige a lo alto de la cadena de suministro de los alimentos en busca de respuestas. La responsabilidad de entender y proteger la cadena de suministro recae en el “vendedor”.

Nuevas tecnologías

En tercer lugar, la compañía señala que los consumidores demandan cada vez más información sobre los productos y muchas marcas y distribuidores ponen al alcance de la mano estos datos mediante códigos QR y aplicaciones. De hecho, la tecnología móvil se ha convertido en una extensión de la etiqueta del producto. Las marcas que no satisfagan ese deseo —o que lo hagan de un modo deficiente— se exponen a perder la lealtad del cliente.

“Actualmente la disponibilidad de información sobre la cadena de suministro en dispositivos móviles está aún en la Edad de Piedra”, advierten desde Trace One. El sector tiene aún mucho por hacer antes de poder lanzarse a la carrera de los dispositivos móviles y las redes sociales.

Sin embargo, cuanta más información para dispositivos móviles faciliten los distribuidores y propietarios de marcas de alimentos, mayores serán las expectativas de crecimiento de la confianza y lealtad del consumidor.

“Los mayores retos y vulnerabilidades de la cadena de suministro están relacionados con la incapacidad del sector de recopilar y compartir información en tiempo real”, comenta Michael Bromme. En primer lugar, los actores implicados en la cadena de suministro deben intercambiar datos a nivel interno para garantizar la eficiencia y la seguridad; después, han de encontrar modos de informar, educar y alertar a los consumidores sobre determinados aspectos de esa información.

Fuente: infoRETAIL

Deja un comentario