Menos kiwi y más pequeño por la sequía

La climatología durante la floración, con días muy calurosos antes del verano, no fue la más adecuada para la polinización.

El kiwi de la provincia de Pontevedra sigue gozando de una excelente salud pese a la sequía y el calor que están asolando a la comunidad prácticamente desde el inicio del 2017. La Estación Fitopatolóxica de Areeiro (EFA) reconoce no obstante que la falta de agua y las altas temperaturas influyeron en el tamaño de los frutos, que son más pequeños, y también en su cantidad. Esta semana la EFA finalizó el reparto de 550 kilos de su producción, también más reducida que en años anteriores, entre las asociaciones y colectivos sociales de la provincia.

La diputada provincial delegada de la EFA, Eva Villaverde, explica que este año la cosecha no fue muy grande y que los frutos en general son pequeños en todos los países europeos. La primera causa de la disminución de la cosecha y del tamaño es que la climatología, durante la floración, con días muy calurosos antes del verano, no fue la más adecuada para la polinización. Además, señalan en la EFA, el calibre del fruto siempre tiene un fuerte aumento de tamaño a partir de los primeros días de septiembre, en una fase en la que es muy importante la disponibilidad de agua y de humedad ambiental, y que este año no fue posible por la sequía y las altas temperaturas. «Precisamente por iso pensamos que o período tan longo da seca deste ano ten influido de maneira decisiva no calibre dos kiwis», aseguró Villaverde.

La producción en Areeiro, donde el centro de investigación tiene alrededor de 3.000 metros cuadrados destinados a este cultivo, fue de unos 550 kilos, prácticamente la mitad que en la campaña del 2016. Se recogió la fruta entre el 10 y el 15 de noviembre y se mantuvo un local cerrado hasta finales de ese mismo mes, para que madurase y alcanzase los valores ideales para el consumo, cumpliendo todos los estándares de calidad. Esta semana finalizó el reparto entre colectivos y asociaciones sociales de la provincia.

Además, la EFA está investigando cómo combatir la bacteria Pseudomonas syringsae pv. actinidiae (PSA) en variedades amarillas de kiwi en un convenio con la empresa tomiñesa Kiwi Atlántico. El objetivo principal del proyecto se centra en el estudio de la distribución de la PSA en Galicia, en su situación actual y en el desarrollo de pruebas para el diseño de un sistema de control de la bacteria que permita afrontar toda la problemática asociada con la enfermedad.

 

Fuente: La Voz de Galicia

Deja un comentario