PLANASA expone la situación actual del arándano en Huelva

El ayuntamiento de Almonte (Huelva), con la colaboración de diversas entidades entre las que se encontraba PLANASA, organizó la XX edición de las Jornadas Técnicas Agrícolas el pasado 19 y 20 marzo en la Casa de Cultura de este municipio. Tres ponencias, una mesa redonda y la presentación del libro formaron el programa del evento que reunió a unos 200 técnicos de la zona.

Fuente: Freshplaza

Seminario

Antonio Soto, el responsable del programa de I+D de frambuesa y arándano de PLANASA, habló sobre un cultivo cada vez más popular como es el arándano.  Bajo el título “Evolución del arándano a nivel mundial”, el técnico presentó no sólo la oferta de la empresa sino también un estudio de cómo ha ido incrementando la producción de este fruto en todo el mundo, sus características, las óptimas técnicas de cultivo, las variedades que mejor se adaptan a cada zona en función de las horas de frío, etc.

La empresa, que lleva cinco años asociada con la norteamericana Fall Creek, líder mundial en la producción de arándano, posee la exclusividad de venta de variedades en Europa y el Norte de África. “Nuestra tarea es adaptar las plantas provenientes de Estados Unidos a las condiciones y a las técnicas de cultivo de Huelva y seleccionar las mejores variedades”, explica Antonio Soto.

Hay que recordar que el cultivo de arándano en esta provincia del sur de España se ha disparado en los últimos años dada la creciente demanda por parte de las cadenas de supermercados en Europa. Así pues, en 2005 habían censadas 200 h en Huelva mientras que en 2012 se sumaron alrededor de 1.200 h.

“El arándano tiene una gran vida útil en comparación con otros berries como la fresa o la frambuesa y se adapta muy bien a diferentes tipos de suelo y condiciones”, indica. Por esta razón, también hay empresas españolas que han empezado a plantar en Marruecos, donde se espera un gran crecimiento de cara a los próximos años”, comenta.

La producción onubense de arándano extiende su calendario de cosecha
“El cultivo del arándano ha sido casi mono varietal hasta hace pocos años, pues solo se disponía de la conocida Star, que agrupa su producción desde mediados de abril hasta finales de mayo. Por esa razón, en principio buscábamos variedades más tempranas y más tardías que Star .Las variedades tempranas suelen tener menos sabor por la menor intensidad lumínica entre otros factores, y así encontramos la variedad temprana Ventura con un buen rendimiento y calibres muy comerciales y un sabor muy bueno para ser una variedad temprana. Su producción abarca desde finales de febrero hasta finales de abril y tiene la característica de agolpar la producción en el tiempo, una  tendencia entre los productores que buscan ahorrar costes de recolección”.

“Con Suziblue hemos conseguido una variedad que puede competir con Star entre abril y mayo. Suziblue se asemeja a Star pero posee un mayor rendimiento y precocidad”, añade.

Finalmente, y pudiendo rellenar el hueco de mayo a junio hasta que empiezan las producciones en el resto de Europa, PLANASA consigió adaptar la variedad Camellia. “Esta variedad tardía se adaptó a Huelva mejorando las características de la fruta que viene del origen de esta planta, en el Norte de Europa. Su planta es muy vigorosa y su, de gran calibre, aporta un sabor.  Pueden plantare tanto en zonas más frías cómo cálidas pudiendo prescindir de invernadero, con lo que ahorra costes de producción”, expone Antonio Soto.

La falta de agua, la mayor amenaza para el sector
Además de arándano, el programa englobó otros temas de interés como los avances en la mejora varietal de la fresa y la unión y liderazgo cooperativo. La mesa redonda propició un buen coloquio sobre el Plan especial de ordenación de las zonas de regadíos ubicados al norte de la corona forestal de Doñana donde las autoridades procedieron hace pocos meses al cierre de pozos de riego por considerarlos ilegales.

“La falta de agua es y será sin duda la mayor amenaza para el sector del berry de Huelva si nos cierran los pozos que hemos estado usando desde que nació este sector que ahora aporta tanta riqueza y trabajo en la provincia”. No obstante, este problema está llevando a avanzar en técnicas de riego y por eso, cada vez más se aprovecha el agua de drenaje e incluso se están construyendo plantas de osmosis inversa. “No creo que sea un problema que a nivel técnico o político no pueda solucionarse”, concluye Antonio Soto.

Deja un comentario