El poder de la marca

Las marcas de Gran Consumo ganan 1.113 nuevos clientes con cada acción promocional que realizan.

marca

Cada acción promocional aporta un promedio de 1.113 nuevos compradores a las marcas de “Gran Consumo”, según desvela el informe “Las promociones, clave para ganar clientes” elaborado por la consultora Kantar Worldpanel.

En consecuencia, el 41 % de los hogares que compraron algún producto promocionado en 2016, no eran compradores habituales de la marca, ha señalado la consultora a través de un comunicado.

El estudio -basado en el análisis de más de 40.000 eventos promocionales realizados en 2016 en 18 categorías de Gran Consumo- concluye que los mercados donde las promociones consiguieron atraer más nuevos clientes fueron los detergentes, las pizzas y el aceite, “ya que la mitad de esos compradores no habían adquirido la marca promocionada en los seis meses anteriores”.

En opinión del shopper & data Analytics director de Kantar Worldpanel, Cugat Bonfill, en un entorno de baja fidelidad a las marcas, “incorporar clientes es imprescindible para poder crecer, y la promoción puede ser una buena herramienta para ello”.

“No sólo para la marca, sino que puede lograr incluso expandir un mercado, consiguiendo llegar a hogares que no compraban esa categoría de producto”, ha añadido en el comunicado.

El tipo de promoción más efectiva de 2016, en cuanto a su capacidad de atraer clientes, fue la de “más cantidad por el mismo precio”: un 52 % de los hogares que compraron algún producto en esas condiciones no habían comprado la marca en los últimos seis meses.

Le siguen la oferta en unidades (3×2, 2×1) con un 47 % de nuevos compradores, y el descuento del 70 % en la segunda unidad (46 %).

Sin embargo, estas promociones apenas supusieron un 14 % de todas las registradas en 2016.

Por el contrario, las más habituales siguen siendo las de reducción temporal de precio (TPR), que representaron el 64 % de las promociones realizadas, a pesar de tener un menor retorno en atracción de clientes.

Ha remarcado que el impacto de la promoción “varía mucho” en función del tipo y de la categoría en la que se realiza pero todas modifican el patrón de compra: en el precio pagado, en la cantidad que se compra en cada acto, o en el tiempo que pasa hasta la siguiente compra.

“La clave está”, según Bonfill, “en entender en qué medida este cambio de las rutinas acabará siendo incremental para la marca. Puede suceder que, aunque el hogar compre más producto, esté simplemente espaciando más la siguiente compra, sin generar un beneficio directo para la marca”.

Asimismo el informe cuestiona algunas prácticas generalizadas en la actividad promocional: “hacer más promociones, o con descuentos más agresivos, no siempre genera un mayor retorno. No se trata de hacer más o menos, sino de ser capaz de optimizarlas para conseguir el mayor impacto “, ha matizado Bonfill.

Deja un comentario