Un tren entre Murcia y Almería ahorraría a los agricultores 160 M € anuales

Según un estudio de la Asociación Valenciana de Empresarios, el Corredor Mediterráneo entre Almería y Murcia sería rentable en sólo 15 años.

tunel

  • Si el Corredor Mediterráneo estuviera en servicio y un agricultor de Almería optase por utilizarlo para la exportación hortofrutícola, se ahorraría de media unos seis céntimos de euros por kilo. Eso desde el punto de vista netamente economicista -y al margen de los beneficios medioambientales que comporta el ferrocarril frente a otros medios logísticos como el camión, el utilizado casi en exclusiva a día de hoy-. La cifra la ofrece la Asociación Valenciana de Empresarios. Y así, en frío, ya parece lo suficientemente elocuente. Pero si se extrapola a la exportación hortofrutícola de Almería al completo, convierten este argumento en absolutamente demoledor.

Según las cifras de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Almería vendió fuera de las fronteras españolas 2,6 millones de toneladas. A seis céntimos por kilogramo, da una cuantía de 160 millones de euros de ahorro que ahora mismo podrían estar en los bolsillos de los agricultores almerienses.

Si las cifras se siguen a rajatabla, y sólo teniendo en cuenta el tráfico de mercancías de la agricultura -es decir, sin contar el movimiento de pasajeros o la exportación de otros productos manufacturados, de la industria o, incluso, que llegaran por mar al Puerto de Almería- la construcción de la vía férrea entre Murcia y Almería, unos 2.500 millones de euros de inversión, sería rentable en apenas quince años pese a que este tipo de infraestructuras tienen un periodo de vida útil que supera con creces los cien años.

«Harían falta entre 7 y 16 trenes diarios para exportar la producción de 5,6 millones de toneladas anuales de frutas y hortalizas que se producen en Almería, Murcia y Alicante. Eso supondría cerca de 5.000 trenes al año. Ahora la exportación agroalimentaria solo utiliza el tren en un 0,07% de los envíos al exterior, frente a un 99% que se transporta por carretera», defiende, con cifras en la mano, la Asociación Valenciana de Empresarios.
Esta patronal levantina se ha remangado y está siendo especialmente activa a la hora de defender la inversión en infraestructura en la región mediterránea peninsular así como en la culminación del corredor entre Algeciras y la frontera francesa. Hace pocos meses, encargó el rodaje de un vídeo aéreo, en un helicóptero, para demostrar la parálisis que experimenta a día de hoy el Corredor en gran parte de sus puntos negros: Vandellós, Tarragona, Castellón, Murcia… Pero muy especialmente en Almería. «Almería es de vergüenza, es la provincia peor tratada por el ferrocarril de España», dice uno de los miembros del rodaje mientras el helicóptero sobrevuela la capital almeriense.

En Almería, las organizaciones agrarias no han terminado -salvo algunas excepciones, como COAG- de engancharse a la reivindicación ferroviaria. Sin embargo, algunas empresas exportadoras sí que, de forma independiente, están explorando esta opción de futuro. Algunas cooperativas, alhóndigas y empresas del Levante almeriense, del Almanzora y de Águilas (Murcia) han fundado Port-Rail Almanzora Levante, una sociedad mediante la cual están dispuestos a invertir a pulmón para contar con un área logística en su comarca que les permita sacar mercancías por tren. La iniciativa se encuentra aún a expensas de que Fomento construya la línea Murcia-Almería, que no ve un ladrillo desde que en 2014 se tapiaron las bocas de los túneles de Sorbas. Lo mismo ocurre con la iniciativa pública de la Junta de Andalucía de construir un puerto seco en Níjar. Una infraestructura que sin el tren no tendría ningún sentido.

El día 11, la patronal valenciana ha convocado en Almería un acto de apoyo al Corredor. Cuenta con la complicidad de Asempal y la Cámara.

Fuente: Ideal.es

Deja un comentario