Un incendio daña las instalaciones de Guadex

El fuego se desencadena sobre las 08:45 en la sala de máquinas. Afortunadamente, los bomberos de tres parques de la provincia consiguen controlar el incendio y evitan que la planta quede arrasada.

Una enorme humareda y el agrio olor de la naranja quemada marcaron ayer la jornada en Palma del Río. La sociedad agraria de transformación (SAT) Guadex, una de las de mayor actividad de toda la Vega del Guadalquivir, quedó marcada por la tragedia como consecuencia de un fuego que se desencadenó minutos antes de las 09:00 y que requirió de la participación de bomberos de tres parques de la provincia. A falta de los peritajes que determinen los daños concretos del fuego en las instalaciones, la preocupación cundió ayer en la localidad por la afectación evidente de las llamas en gran parte de las instalaciones, que dan empleo a 600 personas. Como único punto positivo, no hubo que lamentar daños humanos.

Todo comenzó a las 08:45, cuando la plantilla -la mayoría, mujeres que habían iniciado su turno a las 06:00- notaron un apagón de luz e inmediatamente se pararon las maquinarias. La sorpresa llegó cuando los trabajadores se percataron del humo que salía desde la sala del taller y de máquinas. Varias personas trataron de acercarse con un extintor, pero la tragedia se había desencadenado y nada pudieron hacer. Sólo cabía ya desalojar el recinto. “No pensamos que era tanto y luego vimos que esto iba a más”, narró, aún sobresaltada, una de las trabajadoras, Beatriz Caro.

Los equipos de seguridad -bomberos, Guardia Civil, Protección Civil y la Policía Local- acudieron al instante al lugar del siniestro. Las primeras labores para extinguir el incendio se centraron en la zona del taller, aunque los especialistas no pudieron acceder ya que el humo iba tomando altura poco a poco hasta el punto de cubrir el cielo del polígono industrial palmeño sobre las 10:15. Tras los primeros momentos, dos camiones del Ayuntamiento – uno de 8.000 litros de agua y el otro de 5.000 – reforzaron y suministraron constantemente de agua a las dotaciones de bomberos.

Los esfuerzos no evitaron la propagación ya que las llamas se trasladaron a la zona del muelle de carga. Una columna de humo empezó a crecer sobre la planta y, al filo de las 11:00, un helicóptero canasta de la empresa Faasa empezó a verter agua. En el ambiente se respiraba el miedo a que las llamas alcanzasen la parte trasera donde se encontraban los cartones para el embalaje de naranjas, algo que finalmente no se produjo. En los momentos de mayor actividad, en el exterior de las instalaciones llegaron a concentrarse cinco camiones y uno escalera -con refuerzos de La Carlota y Montilla-, más los efectivos policiales, que repartieron mascarilla entre los presentes como medida de precaución. A falta de lo que determine la investigación abierta, todo apunta a un cortocircuito en el cuadro eléctrico como la causa probable del siniestro.

Conforme avanzó la jornada, el cambio de dirección del viento orientó la humareda hacia el núcleo urbano de Palma del Río, por lo que Protección Civil recomendó a los vecinos de algunas zonas -como la Barqueta o Duque Flores- que no abriesen ventanas. En algunos momentos, incluso, se habló del desalojo del colegio Carmona Sosa, situado a un kilómetro del lugar, aunque no fue necesario.

Las llamas, poco a poco, empezaron a divisarse en la cornisa de la nave y se movieron hasta una de las esquinas, justo en la parte de las cámaras frigoríficas. En la entrada, el presidente de Guadex, Francisco Caro, habló de una “tragedia para la empresa y para la sociedad”. Sin embargó, no dudo en transmitir la idea de que “la intención de los propietarios es que esto vuelva a funcionar lo antes posible”.

La firma palmeña se encuentra inmersa en plena campaña citrícola con un volumen de producción al día de 400 toneladas de naranjas, sin olvidar que en breve comenzaba la temporada del espárrago y en abril el envasado de fruta de hueso. Esta SAT, integrada por 52 productores de Palma del Río y de la zona, se encontraba a pleno rendimiento con turnos de 200 empleados, entre los que empezó a cundir el temor. “El panorama se presenta muy negro para más de 600 personas de almacén e indirectamente en el campo también”, lamentó una manufacturera de la empresa.

A las 12:30, los bomberos dieron las llamas por controladas. Las áreas afectadas fueron finalmente las de expedición y productos terminados -donde cargan las naranjas en los camiones- y la zona de máquinas. También se desprendió la claraboya con las lámparas del mismo modo, del techo se ha desprendido la claraboya con las lámparas. “A la línea de envasado no ha llegado el fuego pero, sí hay hollín del humo”, describió el presidente.

El alcalde, José Antonio Ruiz Almenara (PSOE), destacó que “todas las empresas de Palma se han puesto a disposición de Guadex” y admiró “el coraje que los responsables están echando, pues no faltan las ganas de empezar a funcionar de inmediato”. Por la tarde, la consejera de Medio Ambiente, María Jesús Serrano, visitó el exterior de la instalación y trasladó el apoyo de la presidenta andaluza, Susana Díaz. “En estos momentos tenemos que estar al lado de los que más sufren”, apuntó Serrano. También acudieron autoridades como la delegada del gobierno de la Junta, Rafaela Crespín, y el delegado de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Francisco Zurera.

Fuente: www.eldiadecordoba.es

Deja un comentario