Escribe para buscar

Frutas

Bajos precios para la fruta de hueso aragonesa

La campaña de la fruta de hueso está llegando a su recta final en la provincia de Huesca dejando un 10% más de contrataciones de temporeros por el aumento de la producción. 

Comparte
fruta de hueso

No obstante, los agricultores denuncian los bajos precios de venta. Y es que aunque todavía no conocen las cotizaciones finales por kilo, temen que en muchas variedades vayan a recibir un precio inferior al de su coste de producción ya que han salido nectarinas de junio por 25 céntimos, cuando cuesta recogerlas entre 28 y 30. Una situación que ha llevado a la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA) a amenazar con movilizaciones.

Los datos del Servicio Público de Empleo Estatal indican que las principales zonas productoras (Bajo Cinca, fundamentalmente, pero también La Litera y Cinca Medio) sumaron entre los meses de mayo y julio, los de más faena en el campo, 10.232 contratos agrícolas, la inmensa mayoría de temporeros llegados para la recogida de la fruta.Supone un 10% más que en 2018 (9.310).

La ciudad de Fraga absorbió prácticamente el 40% de esas contrataciones (4.104), y eso que cayeron un 7%. Un descenso que se compensó con creces con el aumento global de los contratos registrados en los otros 19 municipios productores de fruta, donde se dispararon un 26%. Y es que hubo varias poblaciones que duplicaron el número de temporeros respecto al año pasado, como Osso de Cinca (de 224 a 430), Ontiñena (de 159 a 313), Esplús (de 148 a 297) o Ballobar (de 95 a 230). También hubo incrementos significativos en Binaced (+71%), Belver (+55%) o Albelda (+52%).

«Las perspectivas son malas»

Nuria Florenza, técnico de la oficina de Asaja en Fraga, confirma que esta temporada ha habido más producción que la pasada y por tanto, más contrataciones. «»l aclareo ya fue muy costoso porque había mucha carga de fruta y para la recolección también se ha necesitado mucha más mano de obra«, asegura.

Sin embargo, este aumento de kilos no viene acompañado de unos mayores beneficios, sino todo lo contrario. «Todavía no han pasado precios finales a la mayoría de los agricultores pero aunque en las cámaras no hay fruta porque se vende toda, las perspectivas son malas», lamenta. De momento, solo se conocen las cotizaciones de la fruta que salió en junio y fueron bajas «porque el clima fue muy brusco y la calidad no fue la que se esperaba ya que había mucha fruta de calibre pequeño».

También Manuel Rausa, responsable del sector en el Bajo Cinca de UAGA, calcula que la campaña terminará con un ligero aumento de kilos ya que, entre otros motivos, apenas ha habido pedrisco. Pero también se queja de que las primeras referencias que tienen de precios «no son buenas» ya que hay variedades tempranas de junio que se están pagando por debajo del precio de coste, entre 20 y 25 euros.

A su juicio, el aumento de contrataciones de este año se debe, en parte, a que a principio de campaña hubo más trabajo para clarear. Además, destaca que en muchos municipios se hicieron nuevas plantaciones en zonas de regadío hace tres años que han empezado a dar fruta esta campaña, lo cual ha exigido más mano de obra. Pese a ello, los responsables de UAGA y Asaja afirman en que, salvo momentos puntuales en los que coincidían las labores del aclareo con el inicio de la recogida de la cereza y de algunas variedades tempranas, no ha habido problemas para cubrir la demanda laboral.

La gran mayoría de los agricultores están dando ya de baja a sus trabajadores porque no les queda casi fruta. No obstante, todavía hay un porcentaje que podrá estirar la campaña hasta mediados o finales de septiembre con el melocotón embolsadoy algunas variedades más tardanas como granadas o caquis, por ejemplo.

Empieza a haber indios y chinos

Estos temporeros sigue siendo magrebíes, rumanos y búlgaros, fundamentalmente, aunque también se empiezan a ver en las plantaciones de la provincia paquistaníes, indios e incluso chinos. «Los españoles no quieren venir a coger fruta. Si un empresario va a buscar a un trabajador al paro, se niegan. Si no fuera por los extranjeros, no se podría recolectar», subrayan desde Asaja.

Fuente: Heraldo de Aragón

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *