Escribe para buscar

Empresa Eventos Frutas Hortalizas Mercados Todas

Empieza un nuevo curso con el atractivo de una gran Fruit Attraction

Comparte
Fruit Attraction

2017 fue un buen año para el sector hortofrutícola español. Hubo, por supuesto, la crisis en el mercado de melocotones y nectarinas pero, en general, las exportaciones y expediciones españolas aumentaron en un 1% con respecto al año anterior para llegar a 12.704 millones de euros en valor y un 0.5% por volumen, hasta las 12.6 millones de toneladas.

Si bien esto representa un ritmo de incremento menor que los dos años anteriores, sigue siendo un buen resultado. Se caracteriza por la estabilidad de las expediciones (hacia los demás estados miembros de la Unión) que representan 93% del total, pero un aumento en las exportaciones. Brasil sigue siendo el principal cliente, pero se han registrado progresos importantes en mercados como Canadá (+ 20%) y Arabia Saudita (+ 14%). Por eso, estos dos países son los países importadores invitados de Fruit Attraction 2018.

Sin embargo, la campaña que empieza está llena de incertidumbres. Por un lado está la incertidumbre política general generada por un gobierno saliente cuyo prestigio ha sido dañado por asuntos relacionados con la corrupción y, por otro, un nuevo gobierno con una base política extremadamente frágil. Pero también hay incertidumbres generales sobre el crecimiento futuro de la economía mundial y europea en un contexto de mayor proteccionismo y tensiones comerciales en todas partes. A esto hay que sumarles el espectro de una subida generalizada de los tipos de interés y de retirada de los estímulos bancarios por parte del Banco Central Europeo.

Pero también hay factores relacionados con la dinámica y los problemas del sector.

El año 2018 empezó menos bien. Las últimas cifras de comercio exterior para el primer trimestre (las últimas disponibles en el momento de escribir esta entradilla) muestran un aumento en las exportaciones españolas y envíos del 6,2% en volumen, pero una disminución del 11,6% en valor. Los principales productos afectados son el tomate (+ 1% en volumen y -13% en valor), la lechuga (+ 13% y -14% ), el pepino (-0,4% y -14%) y la fresa (-20 %). % y -9%) . Los resultados de las manzanas y las peras fueron un poco mejores, y los cítricos se salieron con la suya porque la menor exportación (-7%) no impidió una estabilidad del valor.

Tres desafíos

FEPEX ha informado al nuevo gobierno de 3 desafíos principales que deberían abordarse.

El primero es el Bréxit. Nadie sabe hoy cuáles serán las reglas a principios del próximo año. El sector ya ha pagado parte de la factura, con la devaluación de la libra esterlina y su volatilidad.

El segundo es el aumento de la presión de la oferta en el mercado europeo, tanto por parte de otros Estados miembros como de terceros países. Es cierto que los accidentes climáticos pueden venir puntualmente en nuestra ayuda pero la tendencia de fondo está ahí.

El aumento de la presencia de los nuevos estados miembros del este europeo empuja, en el tomate por ejemplo, a los productores de la vieja Europa, hacia los meses de invierno, proceso facilitado por las evoluciones tecnológicas; la pérdida del mercado ruso sigue pesando sobre los volúmenes y la falta de organización del sector productor europeo tampoco ayuda. Aunque se han logrado avances significativos en los últimos años, esto no tienen nada que ver con el ritmo de concentración de los supermercados y sus centrales de compra.

Los ojos en España se vuelven hacia Marruecos, eterno vecino, rival y chivo expiatorio permanente. La ampliación explícita del acuerdo agrícola entre la Unión Europea y este país para incluir oficialmente los productos obtenidos en el Sáhara Occidental no representa una novedad comercial en comparación con la situación actual, pero fue la ocasión de grandes protestas por parte de algunas fuerzas vivas del sector. Se teme una explosión de las  áreas cultivadas que pasarían de las actuales 900 a 5,000 hectáreas y un aumento en la producción de las 64,000 toneladas actuales a 500,000 toneladas mañana, creándose 60,000 puestos de trabajo.

Sin embargo, el nuevo texto no cambia la situación actual y solo reconoce una realidad que todos conocemos, la ocupación para algunos (la anexión para otros) de los territorios del Sahara Occidental por parte del Reino de Marruecos y el hecho de que los productos obtenidos en este territorio ya formaban parte de las exportaciones marroquíes. Lo que se ha arbitrado es una solución legal a un problema legal y no económico.

El tercero es la globalización de las enfermedades de las plantas. La Xylella Fastidiosa podría ser la filoxera del siglo XXI ya que ha desbordado la horticultura ornamental para llegar a los olivares y los almendros, amenazando también al viñedo  y las plantaciones de frutales. Del mismo modo, la falta de respuesta de la Comisión Europea al peligro para los cítricos de la  Mancha negra   (Phyllosticta citricarpa) a pesar de las 32 intercepciones de la temporada pasada, 24 con productos procedentes de Sudáfrica, 5 de Argentina y 3 de Uruguay.

El desafío reputacional

La producción española tiene mala reputación en algunos círculos en el extranjero y esto es preocupante. Es cierto, hay » noticias falsas», las ya famosas “fake news”. Por supuesto, todos estas campañas de descrédito no son completamente ajenas a los intereses comerciales de nuestros competidores. Es verdad el debate sobre las condiciones de trabajo y la remuneración de los trabajadores agrícolas no es exclusivamente español.

Pero también es cierto que se han dado casos de explotación, muchas veces publicitados tras la intervención de la Guardia Civil lo que demuestra que los mecanismos de control funcionan. Pero, cuando el ríos suena…. Lo mismo podría decirse de ciertas prácticas medioambientales, como la existencia de pozos ilegales, por ejemplo, en el entorno del Parque Nacional de Doñana .

Por esto, y es una magnifica iniciativa, FEPEX ha firmado un nuevo protocolo con GlobalGap para promover y hacer más visible la certificación de buenas prácticas agrícolas, sociales y ambientales. Se ha creado un foro específico con los principales distribuidores europeos, los principales clientes alemanes en particular, para seguir de cerca el tema.

La administración, por supuesto, ha desempeñado un papel y los controles han aumentado en los últimos años, pero no puede haber un guardia civil detrás de cada agricultor. El sector tiene que tomar el toro por los cuernos y acabar, de una vez por todas, con esta falsa «solidaridad” que justifica a veces el mirar para otro lado.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *