Escribe para buscar

Empresa Frutas Hortalizas Mercados

Un años más y arrastrando los mismos problemas

Comparte
fresa

Ha llegado el momento de hacer balance de este año que se nos va, pero no es fácil en un mundo como el hortofrutícola que cambia de un minuto a otro y que nunca existen campañas iguales de un año para otro.

Si analizamos algunos de los productos, se darán cuenta de lo que hablo. Empezaremos por los berries, que aparecen en nuestras mesas ya en esta época, y me refiero en concreto a la fresa, que cada año es más temprana. Este producto, por una teoría fácil de entender, se ha consolidado, y es que la oferta es muy  parecida a la demanda. Se ha reducido la producción, pero no crean que ha sido por voluntad de los agricultores, sino que el mercado ha hecho que se regule. Es verdad que las variedades actuales han favorecido también su comercialización. Respecto a los arándanos y frambuesas, no podemos decir lo mismo ya que el primero está tocando techo y la última campaña no ha sido la mejor. Y respecto a la segunda, se trata de un cultivo difícil que no llega a ser rentable del todo, en este momento.

Para el cítrico no está siendo un año muy bueno, el arranque de la campaña ha sido desastroso con problemas climatológicos que redujeron su aforo, la competencia de las importaciones sudafricanas, que este año han marcado un récord, así como los problemas de las movilizaciones en Francia y en Cataluña. Todo ello ha hecho que el sector se haya movilizado, después de muchos años, reclamando medidas estructurales para poder luchar contra estas situaciones.

Respecto a la cebolla y el ajo podemos hablar de dos cara de la misma moneda en las que la competencia de las importaciones juegan un papel crucial  para el desarrollo de la campaña. En este año 2018 a la cebolla le ha correspondido ser la cara de la moneda, con una buena campaña, sin embargo el ajo ha tenido una campaña catastrófica con una reducción de un 50% de su precio a consecuencia de las importaciones del ajo chino. Los dos luchan por la diferenciación en calidad, pero a veces es difícil en un mercado global tan competitivo.

En el caso del melón y la sandía campaña tras campaña vemos como la sandía le quita mercado al melón, por su escaso consumo.  Esto hace también que los precios cada día sean más bajos, por lo que se merma rentabilidad y los agricultores se plantean tener cada vez menos hectáreas  con una solución difícil de vislumbrar.

El pimiento sigue su senda de éxito pero en esta campaña ha habido una superproducción que ha provocado una bajada de precio del 10%, lo que hace plantearse si ha llegado a su techo. El sector está apostando por las especialidades, que ya suponen un 10%. Veremos en los próximos años que camino tomarán.

El tomate sigue en su línea: cada campaña hay menos producción, lo que hace que aumenten otras alternativas como el pimiento, al que no le hace ningún favor, así como a las especialidades, llevando a cabo un efecto dominó que no favorece a nadie.

La falta de una patata con calidad en los mercados está haciendo, en el caso de España, bajar el consumo. Si añadimos las importaciones de Francia se explica que este cultivo esté en mínimos y su reactivación sea bastante difícil, aunque en esta campaña se cerró en positivo.

Y así podríamos seguir hablando de los distintos productos hortofrutícolas, pero está claro que hay dos palabras que son determinantes para los resultados de las campañas,  superproducción y calidad, y según se inclinen hacia un lado u otro el resultado será distinto. Por supuesto que hay muchísimos más motivos por los que una campaña es negativa o positiva, pero está claro que estos dos conceptos tienen que estar siempre presentes en la mente de los agricultores.

Espero que este 2019 sea más de calidad y deseo que muchos de los problemas que cada día amenazan a nuestros cultivos se solucionen para que nuestros agricultores no tengan que plantearse seguir o no seguir siéndolo.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *