Escribe para buscar

Frutas

El ecológico, el futuro del aguacate valenciano

Los expertos Tomás Faulí y Julio Climent advierten de que conviene diferenciarse ante el crecimiento de la producción.

Comparte
aguacate
El ‘boom’ que vive el cultivo del aguacate reproduce síntomas conocidos antes en otros productos, como caquis, granados, almendros… Hay escasez y fuerte encarecimiento de plantones, en este momento prácticamente agotados, y se aprecia la irrupción de inversores con poco conocimiento agronómico, que llegan atraídos por la supuesta rentabilidad de esta fruta -se llega a pagar en campo a tres euros el kilo- y confiados en el asesoramiento de entendidos, más o menos confirmados, que les ayuden en el manejo de las fincas.
Sin embargo, dadas las experiencias de saturación en producciones que vivieron antes súbitos crecimientos, para desembocar en caídas de precios -el caqui y la granada están en crisis-, muchos agricultores valencianos que apostaron pronto por los aguacates, introduciéndolos en parajes con microclimas apropiados, no dejan de tener alguna mosca tras la oreja, por si les llegaran también inesperados momentos de malos precios. No es de esperar tanto, porque, entre otras cosas, hay un aumento continuado de la demanda en toda Europa, que sigue siendo muy insuficiente; tiene que importar la mayor parte de lo que consume. Pese a todo, hay cierta preocupación porque no cesan de crecer nuevas plantaciones en todo el Mediterráneo, no solo en España.
Frente a estas dudas, del todo razonables, Tomás Faulí y Julio Climent, expertos en el cultivo del aguacate, recomiendan a los productores de esta fruta subtropical que evolucionen en estas dos líneas: producir en ecológico, para diferenciarse claramente en el mercado, y hacerlo de manera que, aun teniendo que vender el kilo a un euro -si llegara el caso-, continuara siendo rentable.
Climent es especialista de la Conselleria de Agricultura y trabaja en la Estación Experimental Agraria de Vila-real. Faulí acumula una larga experiencia en cultivos tropicales en la Costa del Sol, fue pionero al introducirlos en la Comunitat Valenciana, ha escrito manuales prácticos para guiar a los agricultores en la materia y ha realizado multitud de charlas de formación sobre ello.
En una reciente reunión con cultivadores de aguacates y otros agricultores interesados en implantarlos, Faulí y Climent insistieron en la conveniencia de producirlos en ecológico, debidamente registrados en el Comité de Agricultura Ecológica de la Comunitat Valenciana, aleccionándoles en que «es bastante fácil dar el paso, más que en otros cultivos».
Las principales plagas son «el ácaro cristalino y hongos del suelo, como Rosellinia y Phitóphtora», pero ambas cosas pueden controlarse con métodos biológicos, sin tener que recurrir a plaguicidas químicos.Este ácaro es menos dañino que los que afectan, por ejemplo, a los cítricos y algunas hortalizas, y se puede mantener a raya favoreciendo las poblaciones naturales de fitoseidos (sus enemigos) o adquiriéndolos para esparcirlos de nuevo si es necesario.
En cuanto a los hongos, recomiendan centrarse en mejorar el manejo del suelo para evitar cepas patógenas como éstas y promover otras que las combaten y además enriquecen los aspectos nutricionales del arbolado. Por lo que respecta a la fertilización, hoy no hay problemas para poder abonar suficientemente en ecológico, y además recomiendan emplear materia orgánica y realizar aportaciones de abonado ‘verde’. Finalmente, para asegurar producciones notables y sin vecerías aconsejan mimar la poda para mantener el árbol equilibrado.
Fuente: Las Provincias
Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *