Escribe para buscar

Todas

ILIP apuesta por un embalaje a medida y cada vez más sostenible

Presenta las tres R: reducción, reciclaje y recursos renovables en un embalaje con impacto ambiental reducido que protege tanto fruta como verdura en la misma medida

Comparte

Reducir, Reciclar y Recursos renovables son las tres “R” de la sostenibilidad de ILIP, que lleva a Fruit Logistica (Berlín, del 6 al 8 de febrero) su experiencia en soluciones de embalaje para el sector hortofrutícola. (Pabellón 5.2, stand D-01).

A una gama amplia que puede adecuarse a las exigencias del sector se añade la disposición de la empresa a crear productos a medida con requisitos específicos mediante proyectos «ad hoc» que se desarrollan en colaboración con los clientes. “Disponemos de una estructura específica, flexible y fuertemente orientada a la innovación que nos permite crear soluciones personalizadas, incluso de forma exclusiva – explica Roberto Zanichelli, Director de marketing y desarrollo de negocio de ILIP – para que el embalaje tenga un valor añadido y la experiencia del consumidor mejore”.

ILIP siempre ha prestado especial atención a la sostenibilidad ambiental. “Hemos sido una de las primeras empresas del sector en asumir la responsabilidad de buscar soluciones para reducir el impacto ambiental de nuestros embalajes, un producto que sigue siendo imprescindible para proteger la fruta y la verdura, mantenerla fresca y evitar el desperdicio de alimentos” – comenta Zanichelli. “La actividad de nuestro Departamento de investigación y desarrollo, en colaboración con departamentos académicos de universidades prestigiosas, nos permite presentar propuestas vanguardistas en cuanto a funciones y sostenibilidad”.

Los pilares de cualquier embalaje sostenible son tres: reducir, reciclar y usar recursos renovables. La reducción del peso y el grosor de los embalajes permite usar menos materia prima, pero los alimentos podrían dejar de protegerse de manera óptima y desperdiciarse si la reducción es excesiva. Por tanto, es preciso encontrar el equilibrio adecuado. Un ejemplo excelente sería la bandeja para frutas y hortalizas B19NR, que pesa un 20,7% menos que el modelo anterior a la vez que garantiza una resistencia al aplastamiento mucho mayor.

En lo que se refiere al reciclaje, ILPA, del que ILIP forma parte, ha sido el primer grupo en integrar el ciclo completo del PET reciclado en toda Europa. Desde 2012 gestiona su propia cadena de suministro y reciclado de botellas posconsumo y solo utiliza escamas de RPET posconsumo recicladas internamente. Cada uno de los procesos se controla directamente en todas sus fases, desde la selección, el lavado, la frantumación y la extrusión hasta la realización de embalajes nuevos. Es un ejemplo de economía circular contemplada en los objetivos europeos para los próximos años. Este sistema permite reciclar 30 000 toneladas de plástico cada año, lo que supone la emisión de 75 000 toneladas de CO2 menos a la atmósfera.

Por último, los recursos renovables no solo ayudan a preservar el medio ambiente, sino que ofrecen una respuesta a la creciente necesidad de los mercados de encontrar alternativas al plástico. Por este motivo, muchos productos de ILIP se realizan con bioplásticos como PLA, que es un material de origen vegetal con las características perfectas para el mundo de los alimentos: protege y es renovable al 100%.

La cita con ILIP es en el stand D-01 del Pabellón 5.2 de Fruit Logistica, la feria internacional del sector hortofrutícola, que se celebrará en Berlín.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *