Escribe para buscar

Frutas

La realidad tras los datos de empleo en la fresa

La fidelización, la temporalidad, las duras condiciones y un sistema telemático de difícil acceso explican el fracaso de la oferta de empleo para la campaña de frutos rojos.

Comparte

“Los trabajadores del campo en Huelva no somos unos vagos, aquí la forma de trabajar en la recogida de la fresa es diferente y también las circunstancias de la economía de la provincia”. Así de rotunda se muestra María, una mujer de 33 años que lleva desde los 18 trabajando en las distintas campañas de frutos rojos, la principal fuente de ingresos del campo onubense. María sale al paso de la polémica generada esta semana a raíz de las declaraciones del presidente de Asaja Huelva, José Luis García Palacios, en las que lamentaba que en la última oferta de 10.000 puestos de trabajo para la recogida de fresa y cítricos lanzada por el Servicio de Empleo Andaluz (SAE), dependiente de la Junta de Andalucía, únicamente se hubieran cubierto 200 plazas cuando hay casi 9.000 desempleados en el sector agrario. “No es de recibo que los empresarios tengan que buscar mano de obra en el extranjero porque no hay interés en trabajar, con miles de puestos ofertados”, afirmó Palacios.

Pese al escaso éxito de la oferta lanzada por el SAE y a las palabras del presidente de Asaja, todas las organizaciones empresariales consultadas coinciden en que cuando se inicia la temporada, a finales de diciembre, no hay problema de mano de obra. “Siempre llegamos a marzo bien, a partir de entonces buscamos hasta el último minuto, vienen peonadas de otras provincias, vamos alternando las cuadrillas que trabajan en la fresa y el arándano…”, explica Manuel Piedra, presidente de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Huelva. Los empresarios recuerdan que todos los años hay muy poca demanda por estas fechas porque las ofertas de empleo son para incorporarse en marzo. Además, muchos utilizan la vía directa con el capataz. “Lo llaman directamente, sobre todo los rumanos y marroquíes que están asentados en la zona”, señalan desde la propia Asaja.

Cuando María alude a la forma de trabajar en la campaña de frutos rojos, se refiere a la fidelización que existe en el sector entre las cuadrillas de temporeros y las fincas. Los dueños y los trabajadores apalabran cada temporada su regreso para la campaña siguiente. En Huelva, unos 60.000 trabajadores están fidelizados, de acuerdo con Piedra. “Yo mismo tengo una cuadrilla de 30 trabajadores, de los que ahora solo tengo empleados a dos, los otros 28 no se van a apuntar a la oferta de empleo del SAE porque en unos meses van a volver a trabajar para mí”, ilustra el presidente de UPA Huelva.

El año pasado, la campaña de recogida de frutos secos y cítricos empleó a 91.290 personas. Con esas cifras y en función de las hectáreas de cultivo, las siete grandes organizaciones de empresarios del sector de Huelva presentan a la Consejería de Empleo y al Ministerio sus previsiones para contratar mano de obra, descontando a los temporeros que ya tienen fidelizados y con las vistas puestas a que el Gobierno autorice las contrataciones en origen. “Solo justificando el cupo que tenemos cubierto con trabajadores intracomunitarios podemos solicitar las plazas para los extranjeros y hay que tenerlo concertado con tiempo para tramitar permisos”, explica un portavoz de Freshuelva, una de las patronales del sector.

Fuente: El País

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *