Escribe para buscar

Mercados

Licitadas por 17,2 millones de euros las obras de la ‘gota fría’ que afectó a la Vega Baja alicantina

Los trabajos consistirán en la estabilización de las motas del río Segura y la adecuación del cauce a su estado previo. En las ramblas, se recuperará la capacidad hidráulica; y también se actuará en los canales del postrasvase, que se vieron seriamente dañados por las lluvias. 

Comparte

Asimismo, se llevarán a cabo obras de reparación en las presas de Santomera (Murcia, si bien desagua en el río Segura cerca de la provincia de Alicante) y La Pedrera (Orihuela).

El presidente de la CHS, Mario Urrea, recibió  el pasado viernes a la delegada de la Generalidad Valenciana en Alicante, Antonia Moreno, y a los alcaldes de las localidades de la Vega Baja con la finalidad de explicarles en qué van a consistir estas obras de emergencia.

Los municipios en los que se realizarán trabajos son Algorfa, Almoradí, Benejúzar, Benijófar, Bisgatro, Callosa de Segura, Catral, Crevillente, Daya Nueva, Daya Vieja, Dolores, Formentera del Segura, Granja de Rocamora, Guardamar del Segura, Jacarilla, Los Montesinos, Orihuela, Rafal, Redován, Rojales, San Fulgencio, San Isidro, San Miguel de Salinas.

SEDE EN ORIHUELA

Urrea se ha comprometido a agilizar los trámites lo más rápidamente posible, junto con el Ayuntamiento de Orihuela, que permitan dotar a la Vega Baja de una sede permanente de la CHS lo antes posible, en la ciudad de Orihuela.

La intención de la  CHS es que esta sede esté operativa en el plazo de un mes, que acerque la institución a los ciudadanos, donde tanto los Ayuntamientos como las Comunidades de Regantes o Juzgados de Aguas, puedan gestionar los temas relacionados con el Organismo de cuenca.

El presidente del organismo de cuenca ha informado de que la  CHS está trabajando en un estudio con la Universidad Politécnica de Valencia, para analizar el comportamiento del río Segura desde la ciudad de Murcia hasta su desembocadura, en Guardamar del Segura, y cómo se podrían mitigar los efectos de las lluvias torrenciales y de los aumentos de caudal que éstas llevan asociadas.

A su vez, ha señalado que el organismo de cuenca está trabajando en diferentes proyectos que estaban ya contemplados en el Plan de Defensa contra Avenidas de la cuenca del Segura de los años 90, como el encauzamiento de la rambla de Abanilla, el baipás de Orihuela, obras de defensa en el Pilar de la Horadada y la presa de Tabala (en Murcia pero cerca de la provincia de Alicante).

NO TRASLADAR EL PROBLEMA

Todas estas actuaciones, ha explicado Urrea, deben ser sometidas a un estudio de análisis de costeeficacia. En este sentido, el presidente del organismo de cuenca ha insistido en que «hay que ser muy meticulosos» con todas estas actuaciones, ya que pueden servir como solución para una zona concreta pero trasladar el problema aguas abajo.

Desde la CHS destacaron «el consenso alcanzado entre todas las administraciones para hacer frente al reto que supone acometer todas las infraestructuras necesarias que garanticen una seguridad a la Vega Baja que hoy por hoy no tiene». Esto se realizara siguiendo la directriz de la gobernanza, con participación de las Comunidades de Regantes y Juzgados de Aguas, Asociaciones Empresariales y Sindicatos, y las tres administraciones, local, autonómica y estatal, de forma coordinada y unida.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *