Escribe para buscar

Mercados

Los aranceles provocarán un desembolso de cerca de 200 millones de euros

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones Luis Planas se reúne hoy con los comisarios europeos de Comercio y de Agricultura para abordar los aranceles del 25% que EEUU quiere imponer a numerosos productos.

Comparte

“Pase lo que pase con el ‘brexit’, sea duro o menos duro, se vayan o no, porque aún no sabemos muy bien lo que (los británicos) piensan hacer, y consigamos o no que esos aranceles absolutamente injustos se impongan al sector agroalimentario, vamos a salir adelante”, ha aseverado el ministro del ramo en funciones, Luis Planas, durante la entrega de los premios Alimentos de España 2018.

El titular de la cartera de Agricultura, Pesca y Alimentación ha incidido en que existe “unanimidad” en el propio sector a la hora de posicionarse en contra de la pretensión de la Administración Trump de imponer impuestos adicionales a la importación de determinados productos españoles (como el aceite, el vino o el queso). Planas ha señalado que en el pasado, los españoles ya superaron “todos los retos colectivamente”, y se ha mostrado convencido de que lo mismo ocurrirá con estos nuevos desafíos.

200 millones/año en aranceles

El Gobierno calcula que el sector agroalimentario español tendrá que desembolsar cerca de 200 millones de euros al año en aranceles en su comercio con Estados Unidos si finalmente entran en vigor las tasas anunciadas por la Administración Trump a distintos alimentos y productos comunitarios.

Planas ha precisado que esta cifra corresponde al 25 % de los 765 millones de euros de negocio que cada año generan las ventas de los productos alimentarios españoles afectados. Ministro y sector han pedido a la Comisión Europea (CE) que defienda sus intereses “firmemente” ante Estados Unidos, si finalmente se aplican los aranceles.

Una posición que Planas trasladará este miércoles a la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, y al comisario de Agricultura, Phil Hogan, en la reunión que mantendrán para analizar la situación. El objetivo, según ha avanzado el ministro, es conseguir un aplazamiento de la entrada en vigor de las tasas o conseguir su cancelación.

Las medidas anunciadas son “inaceptables”, asegura tanto el Gobierno como el sector agroalimentario

Tanto el ministro como los representantes del sector agroalimentario han concluido de forma “unánime” en calificar las medidas anunciadas como “inaceptables”, además de añadir que “no se justifican de modo alguno, ni en el fondo ni en la forma”.

Planas ha insistido en que “no es bueno para nadie” entrar en una “guerra comercial”: Aunque “no lo queremos”, los intereses “deben ser defendidos firmemente” y eso requiere “consenso”. El sector del aceite de oliva es uno de los que más preocupa, tanto por ser de los más perjudicados por el anuncio estadounidense como por encontrarse en una situación de bajos precios en origen.

Por ello, le pedirá a Phil Hogan la activación del almacenamiento privado de aceite, que es un mecanismo “excepcional” pero para el que considera que se dan las condiciones para ello.

También le instará a aplicar medidas de ayuda, similares a las implementadas en su día para combatir el veto ruso a la entrada de alimentos comunitarios, y a potenciar campañas de promoción de los productos más afectados.

Ha recordado los contactos que ha mantenido con otros Estados miembro para recabar su apoyo y ha subrayado que la “sensibilidad” es “muy fuerte”, con posturas coincidentes, especialmente en el caso de Francia.

No ser “moneda de cambio”

El sector agroalimentario ha insistido en rechazar que se le utilice como “moneda de cambio” en las disputas comerciales internacionales y en expresar con “contundencia” su “rechazo” al anuncio de EEUU de aplicar un arancel del 25 % a numerosos alimentos exportados desde España.

En declaraciones a los medios, el presidente de Cooperativas Agro-Alimentarias de España, Ángel Villafranca, ha reclamado el “apoyo total” del Gobierno para defender los intereses de los sectores afectados, por “problemas” que “nada tienen que ver con nosotros”, y ha asegurado que espera que la Unión Europea (UE) sirva de “paraguas” bajo el que “sentirse respaldado” en estos momentos.

Por su parte, el presidente de la organización agraria Asaja, Pedro Barato, ha reiterado que estos aranceles “no tienen sentido”, ha reclamado al Ejecutivo que se implique “al máximo nivel” para atajar el problema y se ha mostrado partidario de “compensaciones económicas para paliar la situación” si finalmente entran en vigor.

El secretario general de COAG, Miguel Blanco, ha reclamado “unidad y firmeza”, y tras considerar que el primer objetivo ahora es aplazar la decisión final de EEUU para “negociar y ganar tiempo”, ha apuntado que de producirse “habrá que ir a un plan B” con acciones como la intervención pública de los productos más afectados, ayudas a la promoción e intentar abrir nuevos mercados.

El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, no entiende que la Organización Mundial del Comercio (OMC) permita usar los productos alimentarios en los “vetos o aranceles” a causa de problemas en otros sectores, por lo que ve oportuno prohibir “totalmente” que los alimentos se usen para estas “guerras”.

Desde la Federación de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), su director general, Mauricio García, cree que aún hay tiempo para que EEUU pare la subida de los aranceles -una medida “injusta” para el sector- y confía en la acción “decidida” de la Comisión Europea, pues una “guerra” no interesa a nadie y “daña” las relaciones comerciales y la “confianza” entre los países.

El presidente de la Asociación de la Industria y el Comercio Exportador del Aceite de Oliva, (Asoliva), José Pont, tiene claro que los aranceles les afectan “de lleno”, más aún cuando los principales competidores comunitarios no se verán perjudicados, y recuerda que la tasa se aplica a los envasados pero no al granel, por lo que la situación es “difícil”. “Te enfrentas al dilema de perder el mercado, asumir un 25 % o envasarlo en EE.UU., que es lo que quiere Trump”, ha añadido.

El director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luis Benítez, ve un “mazazo” la imposición de estos aranceles para algunos de los vinos españoles que se estaban abriendo paso en dicho mercado y ha expresado su temor al inicio de una “guerra comercial” entre la UE y EEUU que vaya “in crescendo”.

Por su parte, el secretario general de la Asociación de Exportadores e Industriales de la Aceituna de Mesa (Asemesa), Antonio de Mora, ha apostado por responder a Estados Unidos “con las mismas armas” y con la “máxima contundencia” posible, porque el país norteamericano “no admite otra forma de actuar que no sea esa”.

Desde la Federación de Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex), su presidente, Jorge Brotons, ha subrayado que el arancel supone la “puntilla” a un destino que se estaba complicando en los últimos años por “todas” las barreras fitosanitarias y “nos saca directamente del mercado y se imposibilita acceder a él”.

Unión con las autonomías

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, y los consejeros autonómicos del ramo han constatado su “unidad de puntos de vista” contra la subida de aranceles anunciada por EEUU contra productos españoles y han reclamado firmeza a la Unión Europea (UE) en su defensa.

Planas reunió ayer, 7 de octubre, con los responsables de las comunidades autónomas en el Consejo Consultivo de Política Agraria Común (PAC) y la Conferencia Sectorial de Agricultura, en una jornada en la que se abordaron los citados aranceles estadounidenses, la proximidad del “brexit” y se acordó la distribución de 10,3 millones de euros entre las comunidades autónomas.

De esa cantidad, seis millones de euros se dedicarán a la prevención y lucha contra plagas1,578 millones a la ejecución de los programas estatales de erradicación de enfermedades animales y 350.000 euros a actuaciones relacionadas con la mejora del sector hortofrutícola y los cultivos industriales y, más en concreto, para el lúpulo.

El ministro cifraba ayer en 765 millones de euros el impacto económico de los aranceles adicionales de EE.UU., en una estimación elaborada a partir de las ventas de España a EEUU en 2018 de los alimentos que aparecen en el listado arancelario, cuya entrada en vigor está prevista para el 18 de octubre.

“Todos estamos unidos en la firmeza de la negociación” entre la UE y EE.UU. para conseguir que el sector agroalimentario “quede fuera de estas posibles sanciones”, porque en este caso “no es el objeto de la disputa”, ha afirmado Planas en alusión al origen del conflicto, vinculado con las ayudas públicas europeas a Airbus. Planas avanzaba que hoy se reunirá con representes del sector agroalimentario y viajará a Bruselas el miércoles.

Los representantes de las consejerías de Agricultura de las comunidades han coincidido en el mensaje de unidad y oposición a la decisión estadounidense.

España planteará a Bruselas tres medidas ante la propuesta de Trump

Entre las medidas que ha planteado y llevará a Bruselas en caso de que se confirme la propuesta de Trump están el almacenamiento privado de aceite, ayudas extraordinarias (como las otorgadas en el caso del veto ruso) y potenciar la promoción.

La agenda del ministro ha fijado para hoy otro encuentro con representantes de ASAJACOAGUPACooperativas Agro-alimentarias de España y FIAB para tratar sobre los nuevos aranceles de EE.UU., con la posibilidad de plantear ayudas a los sectores afectados si la Administración Trump cumple con sus propuestas.

Tras el anuncio de la Administración estadounidense de imponer aranceles a la Unión Europea (UE), desde las autonomías diversas voces han pedido encuentros con el Gobierno para preparar planes de contingencia, e incluso el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, apuntó que tratará este asunto con el futuro comisario de Comercio Internacional, Phil Hogan, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en su visita a Bruselas en los próximos días.

El consejero de Agricultura del Gobierno aragonés, Joaquín Olona, dijo que “no se puede consentir que un conflicto derivado de las ayudas a los aviones lo terminen pagando los agricultores“.

También el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez, comprometía el máximo apoyo del Gobierno autonómico al sector agroalimentario de la región, en especial al queso manchego, pero también al aceite, el vino y el porcino.

“Presión” para negociar hasta el 14 de octubre

Desde el Gobierno central, Planas subrayó que hasta el próximo 14 de octubre los esfuerzos del Ejecutivo se centrarán en ejercer “presión” de cara a las conversaciones entre la Comisión Europa y Estados Unidos para que el aumento impositivo no llegue a aplicarse.

El ministro explicó que la decisión del país norteamericano se produce como consecuencia de una sanción por las ayudas públicas concedidas al consorcio Airbus por parte de Alemania, Francia, España y el Reino Unido, al tiempo que detalló que Europa espera una resolución arbitral positiva para sus intereses por unas subvenciones similares de Estados Unidos a Boeing.

En España, los sectores más afectados por esta lista provisional publicada por la Administración Trump son el aceite de oliva, la aceituna, el vino, el ganado porcino, el queso y los productos de cítricos.

La subida de impuestos fue anunciada tras la decisión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) de autorizar a Estados Unidos a imponer sanciones comerciales a la UE por valor de unos 6.800 millones de euros, de los cuáles más de mil millones corresponderían a España, según los cálculos del Ejecutivo.

Fuente: EFE

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *