Escribe para buscar

Frutas

Precios por debajo de los costes en el inicio de la campaña de cítricos de Valencia

Los agricultores de la Safor venden las primeras variedades de fruta a tres euros por arroba y sostienen que no cubren los gastos de producción.

Comparte
cítricos
La recolección de cítricos en la Safor comenzó a finales de agosto. La temporada ha arrancado con precios de hace dos años, algo que inquieta a los productores de la comarca y les hace temer que su fruta se pueda quedar en el árbol como ocurrió en numerosas parcelas durante el año pasado. En estos momentos la naranja que se está recogiendo se paga a tres euros por arroba, un precio que ya «no sirve para cubrir costes».

Vicent Faro, directivo de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) y representante del colectivo en la comarca de la Safor, indicó que la situación «para el sector es muy delicada». Esta temporada, al menos, «se está pagando la fruta», ya que en 2018 «las primeras variedades se quedaron por recoger y los propietarios tuvieron que dejar perder su producción o regalarla para poder sacarla de los huertos».

La temporada arranca con la recolección de las especies iwasaki y okitsu, tipos de mandarinas, de «excelente calidad», que tienen en frente en el mercado otros cítricos del sur de África. Faro precisó que la situación «es sensiblemente mejor que el pasado año», pero que el sector está pasando por momentos críticos: «La temporada anterior fue muy mala, se quedaron en el árbol muchas naranjas, durante toda la campaña, hasta el final. No querían nuestras naranjas».

El dirigente de AVA señaló que las últimas arrobas de fruta se abonaron a 0,90 euros, lo que dejó sólo unos céntimos por kilo de naranja para los productores, una situación que tildó de «verdadero desastre». Por ello, dijo que esta campaña ha arrancado «mejor que la anterior», pero con «cantidades que no llegan ni para cubrir los gastos de producción ni para obtener algún tipo de beneficio».

En estos momentos se están pactando precios de tres euros por arroba, la misma cantidad que se han estado pagando en las últimas dos décadas a los productores. Este precio ha estado estancado durante 20 años, pero durante el pasado año el sector tocó fondo.

Las razones fueron que los compradores sostenían que el calibre de muchos cítricos no era el esperado, aunque también la competencia africana hizo temblar al sector. Esta nueva temporada el tamaño de la fruta es mayor y hay una menor producción, lo que parece que ha despertado el interés de los corredores: «Todo indica que, al menos, estas primeras variedades saldrán». Faro teme que en los próximos meses haya cambios y la naranja se quede en el árbol.

Fuente: Las Provincias

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *