Escribe para buscar

Frutas

Vega d’Aguín da un nuevo impulso al kiwi asturiano

Vega d'Aguín invertirá dos millones de euros para duplicar su superficie y mejorar instalaciones, lo que permitirá crear una plantilla de 20 empleados.

Comparte
kiwi

El cultivo del kiwi sigue apostando por Piloña, gracias a proyectos como el que se desarrolla en la finca Vega d’Aguín. Ante una nueva campaña del preciado fruto, la iniciativa empresarial que llevan a cabo desde hace 20 años Manuel Cimas y su esposa, Emilia Fernández, continúa en crecimiento, convirtiendo al concejo en uno de los centros de producción y distribución del kiwi en Asturias. La producción para la presente temporada alcanzará las doscientas toneladas. Sin embargo, la capacidad de la empresa y del concejo, como gran centro de distribución, llegará a las 1.200 toneladas. Y será, «gracias a los kiwicultores asturianos asociados, 25 en total», explica Cimas, recordando que en todo momento estamos hablando de producto de alta calidad, con el sello de kiwi de Asturias y Alimentos del Paraíso. «Es muy importante contar con estas certificaciones, porque se están detectando casos de fraude en el kiwi asturiano», advierte.

Este importante volumen hace que la empresa piloñesa suponga actualmente cerca del 40% de la producción total de Asturias. Además, Vega d’Aguín distribuye unas 90 toneladas de kiwi ecológico, «lo que supone el 100% de la producción de este tipo de kiwi en Asturias». Desde la empresa se sigue apostando por el kiwi verde, «porque es el que mejor se da en Asturias» y se trabaja en la ampliación del terreno cultivable, ante la alta demanda de este tipo de producto.

La empresa está invirtiendo en la adquisición de unas 8 ó 9 hectáreas de terrenos colindantes, «con lo que lograremos duplicar la superficie disponible», recalca Cimas. De esta nueva superficie, aproximadamente la mitad se destinará al kiwi ecológico. Tras la ampliación, Vega d’Aguín se convertirá en una de las mayores plantaciones regionales con unas 20 hectáreas. «Se trata de una inversión de medio millón de euros destinados a estas ampliaciones, mientras que en equipamiento estamos invirtiendo aproximadamente 1,3 millones de euros», aclara el responsable de Vega d’Aguín. Es decir, una inversión de casi 2 millones de euros que, además, posibilitará la utilización de las antiguas naves de la empresa Chupa Chups en Villamayor, abandonadas desde el cierre de la factoría. Estas instalaciones están alquiladas a largo plazo, para posibilitar que tengan una segunda vida empresarial, revitalizando el entorno.

Importación de Chile
La previsión es que la inversión quede ejecutada completamente en 2021. Con este esfuerzo empresarial, «la plantilla media se situará en unos 20 empleados. No es una mala manera de contribuir a llenar la ‘España vacía», bromea Cimas, firme defensor de recuperar el campo asturiano .

Vega d’Aguín también está impulsando una segunda marca, ‘Sazón’, centrada en la importación de kiwi gourmet de Chile, «con el objetivo de poder ampliar nuestra gama de productos y mantener la actividad durante todo el año». Las importaciones se han iniciado este año en colaboración con Bargosa. «Invertir en el campo es muy necesario y, en nuestro caso, se trata de una apuesta irreversible, los kiwis son para siempre. Este es un negocio ligado al concejo porque Piloña es un municipio con gente muy seria y cualificada», asevera. En su caso, llegó al concejo hace 20 años para quedarse, «me empadroné y estoy encantado aquí». Eso sí, el empresario pide algo más de sensibilidad a las administraciones, para que faciliten este tipo de iniciativas, «puesto que muchas veces faltan detalles, aunque fuesen simbólicos, una exención de tasas por ejemplo. Me sorprende el discurso dual que se escucha, sobre todo en la clase política, muy preocupados por la pérdida de población pero sin que luego se aporten medidas efectivas», dice.

 

Fuente: El Comercio

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *