Ed. Fruit Logistica 2018 / Berries

El arándano, el gran reto de Onubafruit

El mayor comercializador de berries de Europa está desarrollando importantes inversiones en tecnología en sus almacenes para llegar a ser el número uno en arándano, apoyado en un fuerte crecimiento de la producción de un 35% de su superficie total.

Autor: Alicia Lozano

Onubafruit es y seguirá siendo el número uno del sector. Porque cada año continúa creciendo en todos los aspectos y, en esta ocasión, va a llegar casi a duplicar su superficie de cultivo con la adquisición de 1.450 hectáreas que se van a plantar por fases en el plazo de tan solo dos años. La mayor parte de este terreno se sitúa entre los municipios de Gibraleón y Cartaya y pertenece a la cooperativa Costa de Huelva (1.000 has.) más unas 300 de alquiler en Trigueros y 150 has. de la firma Freslucena. Todo ello supondrá un crecimiento en la superficie de producción de Onubafruit de un 35%, que irán destinados, además de a berries (principalmente al arándano) a cultivos subtropicales como mango y papaya dada la fuerte línea de investigación que han iniciado en este tipo de cultivo.

Fruto de este crecimiento que tienen previsto realizar en arándano y en respuesta a la importante oferta que poseen actualmente en este cultivo, Onubafruit ha llevado a cabo inversiones por valor de 15 millones de euros para optimizar sus instalaciones de procesado. El objetivo es ser el primero, como bien nos tiene acostumbrados, pero en esta ocasión en estar a la vanguardia en tecnología de manipulación para el arándano, “no solo para estar preparados sino para estarlos con la mejor del mercado”, puntualizan desde la entidad.

La inversión más destacada ha sido la de Costa de Huelva, con un valor de ocho millones de euros, con la que ha incrementado para esta campaña sus instalaciones en 1.500 m² de cámaras de frío y un almacén climatizado de 1.600 m² con líneas de clasificación, termosellado, pesadoras automáticas, paletizadores… todo con tecnología de última generación. “Nuestro objetivo es poder ofrecer arándanos con la mayor calidad posible para obtener un mejor precio en los mercados”, manifiesta su gerente, Bartolomé Fernández.

De forma paralela, la cooperativa La Bella (Cobella) también ha llevado a cabo mejoras en sus almacenes de arándano, puestos en marcha la campaña pasada, para duplicar la capacidad de procesado, con nuevas pesadoras y envasadoras, con el objetivo de dar respuesta al crecimiento progresivo de la producción. “Todo esto nos va a permitir poder almacenar fruta con las máximas garantías para comercializarlo conforme a la demanda”, sostiene Pedro Paniagua, su director gerente.

A estas inversiones se le suma la de la cooperativa de Cartaya, entre otras, que también ha puesto en marcha un nuevo almacén con la última tecnología en condiciones de frío para este producto, como nos detalla su gerente, Diego López, quien sostiene que uno de los fines es “que el arándano llegue a mercados lejanos, por ejemplo a Asia, al poder contar con una mejor poscosecha y calidad”. 

Esta apuesta por estar a la vanguardia en tecnología en el procesado de arándanos, unido a su importante crecimiento de la producción y a la reciente apertura de su centro de experimentación de variedades, convierten a Onubafruit, una vez más, en una apuesta segura como proveedor, que a su vez garantiza la máxima rentabilidad a sus socios. Un Onubafruit de futuro y con futuro.

Deja un comentario