Escribe para buscar

El sector del brócoli esquiva la sequía

Este ejercicio la principal preocupación no es la falta de agua como lo ha sido en años anteriores, sino el exceso de oferta y las bajas cotizaciones, que dificultan la labor de un sector, que tiene al consumo de su lado y trabaja por sumar valor con apuestas como el bio y la diversificación en productos.

Comparte
Brócoli

Las lluvias registradas este año han mejorado la situación de sequía que padecía el sector del brócoli en la Región de Murcia, principal zona productora de este cultivo con el 50% de la superficie (27.000 hectáreas y 430.000 Tn). Así, el secretario de la Asociación + Brócoli, Javier Bernabéu, prevé que “habrá agua suficiente para toda la temporada” y que se esquivará la sequía hasta, al menos, el verano de 2019. Sin embargo, de momento solo es una situación pasajera, porque “el problema de falta de infraestructuras, trasvase y compromiso político continúa existiendo y los agricultores tendrán que volver a afrontarlo tarde o temprano”, como señala el presidente de la Asociación, Luis Jiménez.

Tanto productores como casas de semillas trabajan para aportar soluciones, ya sea yendo a otras zonas con más facilidad de acceso al agua como desarrollando variedades con menos necesidades hídricas. El crecimiento de la oferta de material genético que cubre todos los ciclos unido a esta apuesta de desarrollo del cultivo en otras zonas está consiguiendo que los productores tengan un brócoli de mayor calidad los 365 días al año, lo que ha influido positivamente en el aumento del consumo. En España ese consumo alcanza ya los 1,5 kg por persona al año y es el país que más está creciendo de Europa, donde Reino Unido lidera con 6 kg per cápita al año, por lo que aún queda bastante margen de crecimiento.

Pero este incremento del consumo no es sinónimo, ni mucho menos, de que sus productores vivan una ‘época dorada’. Al déficit hídrico de Murcia hay que sumar unos márgenes comerciales cada vez más reducidos al haber un exceso de oferta (en la pasada campaña estuvieron por debajo de los 0,30€ mientras el coste de producción es de 0,40€) y los de insumos y recursos cada día más elevados. “La escasez de agua en el Campo de Cartagena ha trasladado la producción a Extremadura, Andalucía e incluso al norte de Castilla-La Mancha, lo que ha llevado a una saturación de los mercados con repercusiones nefastas para los precios en origen”, explica el presidente de Proexport, Juan Marín. Así, solo para esta campaña de invierno se espera entre un 10% y un 30% más de volumen.

El objetivo es obtener un mayor valor y dadas las tendencias de consumo, el sector apuesta en mayor medida por la línea ecológica. Un ejemplo de ello está protagonizado por el principal productor, Campo de Lorca, que ha iniciado un proyecto de reconversión que aumentará su oferta en este segmento un 20% en solo tres años y que no solo contempla cambios en el campo, sino también en la forma de envasado, en la que investiga alternativas al plástico con materiales compostables y biodegradables. De forma paralela, los productores están creciendo en otras tipologías como los floretes y en otras brásicas como la coliflor, en la que se están especializando y cuya demanda también está aumentando.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *