Escribe para buscar

El sector eco se reorganiza y ultima la creación de un lobby. ECOLÓGICO

Productores y comercializadores promueven una nueva asociación para afrontar unidos señales de alarma como la inestabilidad de precios o una campaña de desprestigio de lo bio sin precedentes en Europa.

Comparte
ecológico

El auge del segmento ecológico pide a gritos una buena articulación y ordenación del sector, que empieza a mover ficha para constituirse en lobby y consolidar sus favorables expectativas de crecimiento en producción y, sobre todo, en consumo. Las cifras son más que elocuentes: el segmento siguió creciendo el pasado año más del 3% en producción y un 5% en nuevos operadores, hasta los 2.000 millones de euros de negocio, mientras que el consumo avanza anualmente por encima de los dos dígitos pese a que la cuota global todavía es pequeña frente a otros países (en torno al 2%). Esta tasa de crecimiento ha situado a España, quinta productora mundial en el ránking general y séptima en el caso de frutas y hortalizas, en la foto de los diez primeros países por consumo de productos ecológicos.

Las grandes empresas se están volcando en este nicho de mercado y la distribución ha hecho bandera con estos productos, liderados en alimentación por el subsector de las frutas y hortalizas. Sin embargo, pese a esta batería de datos alentadores, hay también evidentes elementos de desequilibrio. Fuentes del sector detectan así una gran debilidad en la falta de unión a la hora de lograr políticas de apoyo, educar e informar al consumidor y hacer valer sus intereses entre los operadores del mercado.

Como consecuencia, se observan señales de alarma como una “campaña de desprestigio, cuestionamiento y confusión” en torno a lo bio que no tiene antecedentes en Europa o una guerra de precios favorecida por la distribución que puede hacer mucho daño a productores y empresas eco, como apunta Diego Roig, de la consultora Ecological y responsable de uno de los pocos informes privados que existen en España sobre esta actividad. Para atajar estas distorsiones, fuentes del sector desvelan que se está promoviendo la creación de una asociación nacional fuerte que pueda defender sus intereses como ya ocurre en otros países como Italia, que según los expertos está a punto de desbancar a España en el liderazgo de la produccion ecológica a nivel europeo con un crecimiento anual de 300.000 hectáreas frente a las 50.000 españolas. Los italianos son además un modelo a seguir a la hora de unir fuerzas para lograr, por ejemplo, una estrategia comercial distinta en la exportación, donde hay un “enorme potencial”. “Hay que ir directamente a los operadores europeos en lugar de esperar a que vengan ellos a comprar”, explica Roig y pone como ejemplo a las cooperativas francesas, “que se sientan a negociar directamente con los distribuidores para pactar entregas y producción”. En este sentido, y a nivel nacional, el sector también estudia la creación de una interprofesional.

Para avanzar en estos retos, se requiere también “una marca España” que aproveche el prestigio de la producción bio nacional, según Roig, que pone el acento en la necesidad de que el sector gane dimensión con empresas más grandes. Esta nueva política y la creación de una organización conjunta permitirían también aprovechar los fondos de la UE que están disponibles para promoción y comunicación de sellos, marcas de origen y productos eco, hasta 155 millones de euros en 2018, de los que no se ha beneficiando ni un solo proyecto eco español. Esta oportunidad sí la están rentabilizando otros países como Francia o Reino Unido.

“Todo lo que se produce se vende”
El responsable de Ecological, Diego Roig, al igual que el presidente de Ecovalia, Álvaro Barrera, destacan el potencial de futuro del sector, sobre todo en exportación, dado el crecimiento de la demanda mundial. “Todo lo que se produce se vende, sobre todo en frutas y hortalizas, y hay muchos operadores que en determinados momentos no encuentran producción”, asegura Diego Roig, quien anima a los diferentes productores a apostar por lo eco. También lo hace el presidente de Ecovalia, que sin embargo no cree que falte articulación en el sector. A este respecto, asegura que su organización, de carácter privado, aglutina al 62% de los productores y es, junto a Intereco, que agrupa a las autoridades públicas de control de la agricultura ecológica, la gran interlocutora en este segmento. Aunque sí admite que sería necesaria otra figura jurídica para acceder a los fondos comunitarios destinados a promoción. Entre los puntos en contra que más le preocupan, destaca la falta de acuerdo entre las comunidades españolas a la hora de armonizar criterios y llevar una voz común a Bruselas de cara al nuevo reglamento comunitario que verá la luz en 2021.

Margen para crecer en cítricos, fruta de hueso o plátano
Los expertos aseguran que hay margen de crecimiento bio para todas las frutas y hortalizas, pero ven especiales oportunidades de mercado en cítricos, fruta de hueso, aguacate, mango y plátanos, según las demandas de los operadores internacionales. Para Diego Roig, responsable de la consultora Ecological, España debe tomar un mayor protagonismo, ya que “no tiene ningún sentido, por ejemplo, que el primer exportador de cítricos bio sea Italia siendo nuestro país el primer productor”. Otro foco de negocio futuro tiene que ver con la diversificación dentro de lo eco, con grandes perspectivas para el segmento biodinámico, muy demandando en Europa.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *