Escribe para buscar

También hay hueco para las especialidades. SEMILLAS FITÓ

Así lo creen en Semillas Fitó y la experiencia les da la razón: Waikiki sigue creciendo. Su novedad es un melón amarillo de carne naranja con el que quieren continuar marcando la diferencia.

Comparte

Semillas Fitó cuenta actualmente con más de la mitad del mercado nacional de melón Amarillo. Fenicio y Malerva son todo un referente en Almería, mientras que, en Murcia, lideran el segmento con variedades como Robleo, Soleares y Cristiano. Pese a esta posición privilegiada, continúan trabajando para mejorar su portfolio con materiales que “ofrezcan una alta resistencia a oídio y sean fáciles de manejar”, explica Tom Lombaerts, Produce Chain Manager de la casa de semillas, además de en especialidades. “Hay hueco para estos productos premium que ofrecen al productor y al supermercado la oportunidad de diferenciarse”.

En esta línea, Fitó cuenta con una nueva variedad de melón Amarillo con carne naranja, SM15199, de calibre pequeño, muy liso, con un plus de sabor y una llamativa apariencia interna, adaptado a plantaciones al aire libre de Murcia. Sus especiales características y su manejo diferente al habitual lo convierten en un producto susceptible de ser trabajado en exclusiva por uno o varios productores.

Esta es para Lombaerts una de las estrategias que pueden ayudar a recuperar el consumo de melón, pero no la única. También en las tipologías convencionales hay margen de mejora y, en este sentido, Fitó ha abierto recientemente un programa de desarrollo de melones Galia semitradicionales que primen el sabor y ofrezcan una larga vida suficiente para evitar problemas en el lineal. “Esta es una apuesta fuerte de Semillas Fitó”, afirma y añade que, “aunque siguen siendo melones estándar, los enmarcaríamos en un segmento algo más premium. Queremos que el consumidor vuelva a enamorarse del Galia”.

Desarrollos en Piel de Sapo
En su portfolio, Fitó cuenta con referentes como Manchego para plantaciones en La Mancha, pero, una vez más, no son ajenos a la evolución de los mercados. “El Piel de Sapo, poco a poco, se está introduciendo en Europa, sobre todo en Alemania”, comenta y añade que, precisamente por ello, “estamos trabajando duro para conseguir un melón en torno a 1,5 kilos y buen comer”.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *