Escribe para buscar

Empresa Frutas Hortalizas Mercados Todas

Más sobre el embargo ruso (y me temo que continuará)

Comparte
veto ruso

Es sabido que la primera medida adoptada por la Comisión Europea para ayudar al sector hortofrutícola europeo a hacer frente a las consecuencias del embargo ruso, y que hemos presentado y comentado en este mismo blog, fue suspendida el 3 de septiembre.

Es buen momento para dar algunas explicaciones.

La cuantía de 125 millones corresponde al cálculo del monto presupuestario necesario para retirar, en condiciones normales, el total del volumen de los principales productos exportados por la Unión Europea a Rusia hasta noviembre. Era pues un punto de partida lógico.

La situación reclamaba en agosto medidas de urgencia. Se barajaron distintas alternativas: una distribución por países; una distribución por países y productos y un total comunitario.

La distribución por países introduce una rigidez y presentaba el problema de las re-exportaciones. Un cálculo bruto habría penalizado en primer lugar a España ya que el volumen declarado de exportaciones a Rusia en aduanas es sensiblemente inferior al total de las exportaciones reales. Un cálculo por países y producto habría añadido una rigidez más.

Se optó por la solución comunitaria. En un cuadro publicado por la revista Agrafacts del 17 de septiembre recoge la distribución por Estados miembros de las cantidades acogidas al reglamento, diferenciando incluso entre productores miembros de las organizaciones de productores y los que no.

Hay cifras que se comentan solas, ampliándose las consecuencias por las noticias de prensa existentes que señalan que, una vez hecho los cálculos, muchos agricultores polacas no retirarían al final su producto, al no haber sido tan grande como temida la bajada de precios y no ser interesante las retiradas.

Estaba claro que el primer reglamento no estaba alcanzando sus objetivos. ¿Fue un error escoger el enfoque comunitario? A posteriori, se podría decir que sí. ¡Pero en esto como en tantas otras cosas de la vida, si hubiéramos sabido ayer lo que sabemos hoy, cuantos errores habríamos evitado! ¿Había que empecinarse en una gestión que resulto poco eficaz? Por supuesto que no, y así se hizo. Evidentemente, las críticas se multiplicaron, en particular desde las organizaciones agrarias.

A continuación la Comisión Europea presentó una nueva propuesta, distribuyendo los volúmenes por Estados miembros, incorporándose de la mejor manera posible las cantidades re-exportadas. A veces lo mejor es enemigo de lo bueno. Como se ha ampliado el plazo temporal de aplicación de la medida, se han retirado algunos productos y añadido otros como la naranja y los pequeños cítricos.

Por supuesto, no están todos los que son pero si están los principales. Existen demandas que en el mejor de los casos se podrían calificar como “folclóricas” pero hay que subrayar que, en unas circunstancias potencialmente dramáticas para el sector, la gran mayoría de los actores están haciendo muestra de gran sentido de la responsabilidad.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *