Escribe para buscar

Mercados

La biodiversidad en el invernadero es clave para el control biológico

La primera charla de la campaña I Love Bichos de Hortyfruta reunió a un centenar de agricultores y técnicos del entorno de la capital almeriense en el PITA.

Comparte

La Interprofesional de Frutas y Hortalizas de Andalucía, HORTYFRUTA, inició ayer la primera charla -de las cuatro programadas- de la campaña I Love Bichos, retomada para fomentar el control biológico frente a las plagas, única vía eficaz para lograr una agricultura rentable y sostenible.

Por eso, todos los ponentes coincidieron en que es fundamental crear y potenciar una biodiversidad funcional dentro y en el entorno de los cultivos de invernadero ante plagas como la araña roja, el pulgón o la misma Tuta absoluta, que se ha fortalecido ante los tratamientos.

Inició la charla, Mónica González, responsable de control biológico de la Estación Experimental Las Palmerillas de Cajamar, quien ha estado varios años investigando cómo la biodiversidad facilita un hábitat adecuado para que los “bichos” respondan adecuadamente frente a las plagas.

González recordó los proyectos desarrollados por Cajamar y el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (IFAPA) sobre el establecimiento de una biodiversidad funcional en el entorno del invernadero. Fruto de estos proyectos nació la app PlantEN, que incluye 27 plantas muy aptas para la fauna auxiliar.

Eduardo Crisol, del Departamento de Técnicas de Producción de Coexphal, incidió en las soluciones biológicas para las plagas de tomate y ofreció datos contundentes basados en el seguimiento de más de 50 invernaderos de la provincia de Almería durante dos años: el denominado Necremnus tutae, un insecto que no producen las casas de control biológico, aparece de forma natural en todas las fincas y es efectivo contra la Tuta, una de las plagas que más problemas ha dado en la presente campaña.

Según Crisol, el control biológico fue un éxito en el 70% de los invernaderos observados, y para lograr el buen funcionamiento del control es necesario evitar tratamientos fitosanitarios en la medida de lo posible. También es efectiva la plantación de flores como la lobularia, que ofrecen comida y energía a la fauna auxiliar.

Asimismo, habló de vasates, ácaro pequeño que no se controla fácilmente con ‘bichos’, pero sí pueden frenarse con una adecuación de los niveles de humedad o a la hora de aplicar azufre, hacerlo en la base de las plantas y no en las hojas para que no afecte a la fauna auxiliar.

El responsable del Departamento de Técnicas de Producción de Coexphal, Jan van der Blom, cuyo turno estaba dedicado a las cucurbitáceas, resaltó igualmente la importancia de mantener una biodiversidad funcional en el invernadero “cada vez más necesaria, ya que todos los ácaros depredadores de plagas deben tener unas condiciones adecuadas para trabajar”. Según Van der Blom, “por el cambio climático tenemos más plagas y hay que aumentar el control biológico disminuyendo en lo posible otros tratamientos”.

“Hemos logrado unos resultados muy llamativos. Hasta 2007 hacíamos horticultura en un entorno estéril, echábamos productos que mataban todo. Desde 2007 comenzamos a soltar los bichos, y desde ahora sabemos que necesitamos algo más: más flora auxiliar, setos, plantas, esa biodiversidad funcional de la que hablamos”.

Manuel Gómez, responsable de I + D de Bioline Iberia, abordó los diferentes protocolos que hay que seguir a la hora de realizar control biológico en el tomate y cómo el Nesidiocoris es el principal enemigo para la mosca blanca, pero es importante las sueltas en los semilleros.

Rocío López, del equipo técnico de Bioline Iberia, destacó la importancia de mantener unas condiciones adecuadas para que los “bichos” puedan trabajar frente a las plagas en el caso de las cucurbitáceas para las que recomienda el denominado Ambliseyus, al que hay que tener bien alimentado y con buenos niveles de humedad.

Tras las ponencias se organizó una mesa redonda con agricultores y técnicos que llevan varios años usando el control biológico y concluyen que es el camino. Durante la misma se hizo un llamamiento a los semilleros para que desde un principio se comiencen a usar los insectos auxiliares en esta etapa inicial del cultivo.

La jornada concluyó con el reparto de camisetas y libretas alusivas a la campaña a los asistentes y un vino con el que continuó el debate en la búsqueda del remedio natural más eficaz contra plagas y parásitos.

Próximas jornadas I Love Bichos:

  • Martes 25 de junio a las 12:00 horas, en el Centro de Desarrollo Turístico del Ayuntamiento de Motril, en Motril (Granada)
  • Jueves 27 de junio a las 12:00 horas, en el Hotel Restaurante El Edén en El Ejido.(Almería)
  • Jueves 11 de julio a las 12:00 horas, en el Centro de Exposiciones y Congresos del Ayuntamiento de Níjar, en Campohermoso (Almería)
Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *